PATRIMONIO

Un paraíso legal en el corazón de la sierra de Guara

Objeto de numerosas denuncias, expedientes y sanciones, el coto de Bastarás, en Huesca, lleva casi tres décadas en el ojo del huracán

MARIANO GARCÍA. Zaragoza Actualizada 06/03/2009 a las 23:29
1 Comentarios

Hace casi dos años, un informe del Justicia de Aragón aseguraba que el vallado del coto de Bastarás (Casbas, Huesca), atraviesa cauces, zonas de servidumbre y de dominio público de varios barrancos; que ocupa terreno de monte público dentro del Parque Natural de la Sierra y de los Cañones de Guara; y que interrumpe el paso de un camino real. Por si esto fuera poco, se han interpuesto denuncias por la tala de árboles para hacer pistas forestales, por construir balsas o, más recientemente, por traer de forma irregular varias decenas de arruis (cabras del Norte de África muy apreciadas por los cazadores pero nunca vistas, como es de suponer, en la sierra de Guara).

 

"Cada pocos meses hemos ido allí para investigar alguna denuncia", asegura un agente del Seprona. "Los han denunciado cientos de veces, pero siguen haciendo su santa voluntad", subraya Pascual Latorre, alcalde de Casbas, donde se integra actualmente el antiguo termino municipal de Bastarás.

 

El último episodio de esta larga lista ha sido la destrucción del yacimiento de la cueva de Chaves, uno de los mejores de España en el periodo neolítico. La Dirección General de Patrimonio ha puesto el caso en manos de la fiscalía, pero hay muchos que dudan de que la medida vaya a resultar efectiva. El coto parece estar en una especie de 'paraíso legal'. O los expedientes iniciados se disuelven en el aire, o los dueños de la finca satisfacen puntualmente las sanciones económicas y siguen como si nada.

 

La resolución del Justicia de Aragón, con fecha del 4 de junio de 2007, en la que sugería al Departamento de Medio Ambiente y al Ayuntamiento de Casbas que hicieran lo posible para que se recuperaran los montes y el dominio público viario no han supuesto tampoco ninguna novedad. "Nuestra capacidad de actuación es muy limitada -aseguraba ayer Latorre-. Somos un pueblo pequeño y con recursos limitados. Por eso pedimos amparo a la DGA". Fuentes del Departamento de Medio Ambiente aseguraban ayer que en los últimos meses se estaba trabajando en una posible permuta de terrenos con los propietarios para solucionar así una situación enquistada.

 

Pero, ¿quién es el dueño del coto? Documentalmente, pertenece a la empresa FIMBAS, S. A., con sede en Madrid, y con cuyos responsables intentó ayer en vano hablar este periódico. En Casbas se comenta que el coto es de un empresario de León, vinculado a la minería y con muchísimo dinero. Y hablar de minería en España es hablar de Victorino Alonso, que casualmente es leonés, y que posee un imperio creado a base de recuperar explotaciones en crisis y hacerlas viables.

 

Se sabe que Alonso es muy aficionado a la caza. De hecho, hace un par de años le disputaba a Abelló la compra de una finca de 8.000 hectáreas entre Portugal y Cáceres. Y se da la circunstancia de que como administrador único de FIMBAS, S. A. aparece Antonio Francisco de la Fuente Vidales, que ha sido directivo, administrador y apoderado de varias compañías del grupo de Alonso.

 

De la Fuente Vidales es también el administrador único de Flogemar, S. L., sociedad propietaria del coto Rivera Baja en Zarza la Mayor (Cáceres). El coto fue denunciado a principios de 2006 por importar ilegalmente antílopes indios.



  • mariam31/01/10 00:00
    Porque no se recojen, firmas a nivel de todas las entidades excursionistas a en España...igual que se hizo para parar la extracción de carbon cerca del Pedraforca - en Cataluña. O no hacer una carretera que suba Nuria en Gerona.... Algo hay que hacer, si son caminos de paso,de toda la vida y tratar de proteger esas cuevas...un saludo. una montañera.


Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo