SUCESO EN HUESCA

Condenados a 14 meses de cárcel dos de los jóvenes que pegaron una paliza a un jubilado

Los agresores, Ángel W. S. y Jonathan W. S., que carecían hasta ahora de antecedentes penales, deberán indemnizar a la víctima.

RUBÉN DARÍO NÚÑEZ. Huesca Actualizada 03/03/2009 a las 13:14
34 Comentarios
José Lacasa, que aún no se explica la reacción de los jóvenes, se recupera en casa de las heridas.R. GOBANTES

Los dos hermanos de 18 y de 19 años, respectivamente, que fueron detenidos el viernes por la Policía Nacional después de agredir brutalmente a José Lacasa, un policía local jubilado de 77 años que les había llamado la atención por orinar junto a un coche en la calle de Estrecho Quinto, en Huesca, han sido condenados a una pena de 14 meses de prisión cada uno como responsables de un delito de lesiones. Los jóvenes, no obstante, no tendrán que ingresar en la cárcel al carecer hasta ahora de antecedentes penales.

 

Cabe recordar que los otros dos implicados en la agresión, ambos menores de edad, quedaron el sábado bajo la custodia de sus padres después de comparecer ante el Juzgado de Menores.

 

Según informaron ayer fuentes judiciales, la sentencia contra los dos acusados, Ángel W. S. y Jonathan W. S., fue dictada el sábado, el mismo día que pasaron a disposición judicial. Y es que el titular del juzgado de guardia (Juzgado de Instrucción nº 3 de Huesca) entendió que se daban las circunstancias legales necesarias para tramitar el caso por medio de "diligencias urgentes", que permiten emitir un fallo el mismo día.

 

En este sentido, las mismas fuentes explicaron que los dos procesados, en su declaración ante el juez, reconocieron que habían sido los responsables de las lesiones sufridas por el jubilado y que, además, renunciaban a cualquier recurso judicial contra la sentencia. Además, el tipo de heridas causadas a la víctima (rotura de muñeca y diversas lesiones leves) también favoreció que la causa se tramitara por esta vía de urgencia ya que no se preveían que hubiera secuelas que agravaran la calificación de los hechos.

"Con los puños y con los pies"

Así las cosas, el juez consideró probado que en la tarde del pasado viernes, la víctima recriminó a Ángel W. S. que estuviera orinando en la vía pública. En ese momento, el acusado, acompañado de Jonathan W. S., reaccionó violentamente y "ambos procedieron a empujarle y a golpearle repetidamente con los puños y con los pies". A consecuencia de esta agresión, el anciano sufrió una rotura de muñeca y diversas lesiones leves que requirieron tratamiento analgésico y antiinflamatorio en un centro hospitalario.

 

Según las citadas fuentes judiciales, estos hechos fueron calificados por el fiscal como un delito de lesiones y el juez impuso a cada uno de ellos una pena de prisión de 14 meses. Asimismo, en concepto de responsabilidad civil, fueron condenados a pagar las costas procesales y, además, una indemnización económica a la víctima en la cantidad que se determine más adelante, durante la ejecución de la sentencia.

 

A este respecto, las mismas fuentes aclararon que será el Juzgado de lo Penal de Huesca, encargado de tramitar estas ejecuciones de sentencia, el que tendrá que fijar la cuantía final de esta compensación en base a un informe que determine las lesiones causadas a la víctima.

Fueron a buscar a un hermano

Tres días después de los hechos, diversos testigos que acudieron en auxilio de la víctima continúan revelando detalles de lo ocurrido. Y es que, al parecer, los cuatro jóvenes autores de la brutal paliza al jubilado se encontraban aquella tarde en las inmediaciones del colegio público Juan XXIII porque habían acudido en coche -lo aparcaron en la misma calle de Estrecho Quinto- a recoger al hermano de uno de ellos, que cursa estudios en este centro.

 

De hecho, minutos antes de la agresión, estos mismos jóvenes habían estado en el patio del colegio "visiblemente nerviosos" e incluso preguntaron a varios padres y madres por el citado menor ya que, al parecer, habían llegado media hora más tarde de lo previsto a buscarle. Además, el abuelo de uno de los niños que estaban jugando en el patio también recriminó la actitud incívica que estaban mostrando subiéndose a una verja que rodea el recreo.

Más información


  • José A.04/03/09 00:00
    En mis tiempos (tengo 47), teniamos dignidad y verguenza, esta sociedad ha derivado en la podredumbre hasta el tuetano. Si a mi, (habitante de barrio marginal), se me ocurre hacerle eso a un anciano, mi padre (albañil y semianalfabeto pero con una verguenza para andar por la vida increible), me pega 10 guantazos y me quedo sin dientes. Insertar a la gentuza? para que? si sabemos de sobra que eso no funciona. Mano dura. Por cierto el que suscribe es militante del partido comunista, esta no es una cuestión de progresistas ni de derechas, es una cuestión de verguenza y honor.
  • javi04/03/09 00:00
    Es un intento de homicidio clarisimo. Una paliza de esa magnitud a un señor de esa edad, lo más facil es que le hubiera matado. Ya pasó en Huesca hace poco donde murió un señor mayor por una agresión mucho menor que esta. La carcel es el lugar para esta gentuza.
  • Silvi03/03/09 00:00
    Curiosos nombres para jovenes an prometedores...esta sociedad carente de valores, los premia, los deja sin castigo y siendo adultos los encubre, la víctima indefensa todo lo contrario...
  • todoporlosamigos03/03/09 00:00
    Los jueces se siguen cubriendo de gloria en España: proteger al delincuente, humillar a la víctima.
  • Nieves03/03/09 00:00
    Estoy de acuerdo en que esos jovenes deberian de hacer alguna labor social con ancianos y sobre los menores,deseo que los padres esten avergonzados y les hagan pagar de alguna manera lo incivico de su accion
  • Ramon03/03/09 00:00
    Los padres también tenemos algo de culpa. Lo primero que hemos de hacer, en vez de tanto protegerles y mimarles, como nos hacían nuestros padres. No te portas bien, pues en verano en vez de gandulear, nada de vacaciones, a recoger fruta al campo como un temporero, o de camarero a 300 kilometros de distancia. Nada de vacaciones apruebes o no. Y por supuesto, enseñarles las mínimas normas de urbanidad y respeto.
  • Elena-Z03/03/09 00:00
    ¿labores sociales con ancianos? De eso nada, que la pena tiene que ser para ellos, no para los ancianos que las padecieran. Yo los ponía a limpiar alcantarillas, a quitar caca de perro de los parques, de las calles... a fin de cuentas a ellos les llamó la atención el anciano por orinar en la calle... pues eso, a limpiar la mierda de la calle. Los mayores y los menores. Que hasta un niño de tres años sabe que pegar está mal. Ya ves... como no tienen antecedentes, se van de rositas. Mira que bien.
  • Jello Biafra03/03/09 00:00
    A ver, tranquilicos, que la ignorancia es muy atrevida. Cuando salen noticias como esta los foros parecen la Asociación de Fans del Linchamiento. ¿Tienen un coche no? Pues se acabó el cochecito porque se embarga para la indemnización. Por otro lado, si verdaderamente son delincuentes en ciernes no tardarán en meterse en otra y entonces cumplirán la pena por ello y además tendrán que cumplir esta. Que nos puede parecer leve la condena, probablemente sea así porque por menos hay gente en Zuera cumpliendo hasta 30 meses, pero razonemos, no nos limitemos a lanzar exabruptos.
  • Roger Valdivia03/03/09 00:00
    Yo pienso que lo justo sería que los menores hicieran trabajos para la comunidad, y que los mayores visitaran la cárcel sin esperar a que hagan otra. Quizás de esta forma evitaremos esa otra y nadie tendrá que ser el agraciado de la loteria de la siguiente paliza. Desde luego no soy fan del linchamiento, pero si no se pone freno a ciertas actitudes, veremos cosas poco agradables. El día que los corderos aprendan a defenderse, los lobos van a pasarlo mal, y eso sucederá tarde o temprano y ya de nada serviran las lamentaciones.
  • Marta03/03/09 00:00
    Lo que yo no sé es porque esto del cumplimiento de las penas no es igual para todo, a mí la primera vez que me pusieron una multa de tráfico no me dijeron, mira, como es la primera ésta te la perdonamos. Por otro lado, los menores quedaron bajo la custodia de sus padres. ¿Acaso no estaban ya bajo su custodia cuando le dieron una paliza a ese señor? Y luego nos escandalizamos de que todos miremos para otro lado cuando vemos a alguien haciendo alguna barbaridad. Yo creo que éste es un caso claro en el que estos individuos deberían prestar servicios a la comunidad: los próximos catorce meses trabajando en lo que haga falta todos los fines de semana. Y a la víctima, si no la pueden indemnizar económicamente, pues, no sé, que le vayan a limpiar la casa todas las semanas durante un año. Lo que no puede ser es que después de lo que han hecho las consecuencias para ellos sean nulas. Porque aunque dos de los tipejos ya se van con sus antecedentes penales, dudo mucho de que sean conscientes de las complicaciones que eso les pueda acarrear, con lo que su sensación tiene que ser la de: he dado una paliza a una persona inocente e indefensa, y aquí no ha pasado nada. Además, no se trata de esperar a que vuelvan a delinquir para que entonces sí caiga sobre ellos el peso de la justicia, sería importante que la pena impuesta y cumplida les sirviera para no querer delinquir de nuevo.
Ver más comentarios


Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo