Economía

Moderar el Impuesto de Sucesiones: un "guiño electoral" que convence a pocos

El Grupo Popular en las Cortes propone elevar el mínimo exento desde los 175.000 euros de la actualidad a los 200.000 euros. El gravamen, recuperado en 2013, ya era motivo de desencuentros.

A.E./J.A.C. Actualizada 23/11/2015 a las 14:56

La Junta de Castilla y León quiere modificar las condiciones del Impuesto de Sucesiones dos años después de haberlo recuperado. De hecho el Grupo Popular en las Cortes ha presentado una enmienda a los Presupuestos regionales que busca elevar el mínimo exento de los 175.000 euros de la actualidad a los 200.000, lo que ‘libraría’ del citado impuesto a las herencias más modestas. La medida, que todos coinciden en señalar que es "un guiño electoral", no contenta ni a quienes históricamente se declaran contrarios a gravar las herencias, ni a quienes abogan por una fiscalidad "que sea más dura con quienes más tienen". El debate ya se ha dado en otras Comunidades Autónomas como la andaluza, donde la propuesta popular fue rechazada.

Y es que la andadura de este gravamente ha sido muy particular en Castilla y León. Corría 2007 cuando la Junta anuló el Impuesto de Sucesiones, medida de la que el presidente de la Comunidad, Juan Vicente Herrera, presumió en incontables ocasiones alegando que ya trabaja uno suficiente en la vida, y ya cotiza, como para ver mermada la herencia que quiere dejar a sus hijos.

Sin embargo la atronadora crisis económica ensombreció no sólo las cuentas regionales, también las buenas intenciones, y cinco años después la Junta de Castilla y León, prácticamente liderada por el mismo equipo humano, decidía recuperar el impuesto, que volvió a estar vigente en enero de 2013.

Precisamente ese año el Gobierno regional recaudó un total de 157 millones de euros por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, y es que nadie duda de que a las Comunidades Autónomas les resulta muy rentable que sus ciudadanos hereden.

Sin embargo recuperar un impuesto de estas características no resulta precisamente popular. Ni siquiera en círculos que defienden que, quienes más tienen deben pagar más. Y el debate quedó instalado.

El Grupo Popular en las Cortes anunció la pasada semana semana que presentará una enmienda al Proyecto de Ley de Medidas Tributarias para elevar el mínimo exento desde los 175.000 euros en que hoy está situado, hasta los 200.000. Así rebajaría la presión fiscal que sufre parte importante de la población que recibe una herencia.

Esta medida la quiere vincular el portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Carlos Fernández Carriedo, a otras como la rebaja del IRPF y a la eliminación del céntimo sanitario ("la disminución de impuestos impulsa la actividad económica y la creación de empleo", afirmó).

Unos y otros coinciden en que se trata de "un guiño de cara a las elecciones", aunque para unos se queda muy corto y para otros va en detrimento de lo que supone una fiscalidad justa.

La patronal regional, englobada en torno a Cecale y Feacyl, reaccionó al conocer los planes del Gobierno regional en materia tributaria lamentando que no se avance directamente hacia la eliminación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Los sindicatos, sin embargo, expresan opiniones bien distintas.

Ana Romero, de Comisiones Obreras, explicó a HERALDO que cree que la medida no contribuye "en absoluto" a lograr una fiscalidad justa. "Nosotros apostamos por implementar en esta tierra una verdadera reforma fiscal y creemos que es importante contar con recursos suficentes para dar unos servicios adecuados. El reparto de la carga tributaria tiene que ser equitativo y siempre entendimos que el Impuesto de Sucesiones se tenía que recuperar, pero no como se hizo, sino de forma completa y gradual. La medida del PP va a provocar que se recaude menos y saldrá golpeado de nuevo el estado de bienestar".

De similar forma piensan en UGT. María José López, secretaria provincial, considera que "el PP sabe hacia dónde tiene que encaminar su campaña, pero debería estar más preocupado por lanzar otras medidas que realmente hagan fluir la economía a nivel nacional. Que favorezcan las ayudas a los empresarios que quieren invertir y que implementen un impuesto para quienes más tienen. Esto, en sí mismo, no significa nada".

PSOE: "Progresividad"

La propuesta de modificar al alza el mínimo exento no está bien vista por parte del PSOE. El planteamiento general del partido pasa por la "progresividad en los impuestos", recuerda la procuradora Virginia Barcones, de manera que quien más tiene más aporte a las arcas públicas.

En el caso del Impuesto de Sucesiones hay que considerar que el mínimo no se refiere a la masa hereditaria, sino a la parte de cada heredero. Lo que significa que se está hablando de "patrimonios muy elevados", no a los que corresponden a una "familia humilde" o "media". La conclusión es que "quien más recibe" aporte más.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual