CD Numancia

Los Pajaritos tampoco sostiene ya los números numantinos

El cuadro soriano pierde la imbatibilidad en su estadio y acumula cuatro jornadas sin ganar.

heraldodesoria.es Actualizada 09/12/2015 a las 11:46
Etiquetas
Munir, que normalmente ha ejercido un papel de salvavidas, falló en el segundo gol.Mario Tejedor

Jagoba Arrasate acabó el partido ante el Leganés seriamente contrariado por el resultado de su equipo, especialmente, por tratarse de la primera derrota en casa de la temporada. Lamentablemente el técnico vizcaíno tiene muchos motivos más para estar disgustado, y es que los problemas parecen ir en aumento en lugar de solucionarse.

De hecho, uno de los últimos filones que tenía el Numancia para agarrarse era el rendimiento que el equipo estaba obteniendo en sus compromisos de casa, en el estadio de Los Pajaritos, donde si bien es cierto que también tenía serios problemas para ganar sus partidos, al menos, los estaba resolviendo con algún punto en la hucha. Cierto es que el empate no siempre ha sido suficiente, pero con el equipo en caída libre en la clasificación, cada punto adquiere mayor relevancia si cabe.

El Leganés se encargó, con dos zarpazos certeros, de terminar con una de las pocas estadísticas inmaculadas que le quedaban a los sorianos en un encuentro que se antojaba como todo un examen de nivel para el ataque rojillo, teniendo en cuenta el buen hacer pepinero en defensa. De hecho, Arrasate avisaba en la previa del encuentro que había que ser pacientes durante los 90 minutos para intentar hacer daño a su rival. El tiempo y el partido, le darían la razón. Quizá con lo que no contaba Jagoba era con que su equipo volviese a hacer de las suyas en tareas de defensa, donde Guillermo y Toni solo necesitaron catorce minutos para hacer saltar por los aires la solidez numantina. Un problema grave, que duda cabe, que además se viene prolongando desde la pretemporada, pero que además venía agravado por el hecho de comenzar los últimos cuatro enfrentamientos con el resultado adverso, lo que conlleva un mayor grado de exigencia tanto física, como psicológica. Esta vez, como en Llagostera, la reacción del equipo no sirvió para echar por tierra la desventaja y sumar un punto.

La peor noticia de cara a esa solidez fue la sentencia del 0-2 en la que Munir, que normalmente ha ejercido un papel de salvavidas, en esta ocasión no estuviera en su línea.

Probablemente hablar de una reacción del equipo tanto al 0-1 como al 0-2 daría pie a un debate, ya que a diferencia de otras actuaciones, los rojillos no dispusieron de una reiteración notable de oportunidades. Es más, uno de los aspectos más llamativos que ofreció el choque ante el Leganés es que los arrebatos ofensivos del Numancia, que sí existieron encerrando al Leganés en su campo, se fraguaron o se intentaron fraguar con acciones a balón parado, donde estadísticamente el equipo tiene un importante déficit de acierto.

Cerca estuvo de cambiar este aspecto si Juanma hubiera logrado rematar al fondo de la red un balón que detuvo Serantes en una magnífica intervención. La otra gran ocasión la tuvo Alegría en un cabezazo que se estrelló en el travesaño en otro balón aéreo.

Toca semana complicada para los numantinos, que al menos han encontrado en el resto de resultados un pequeño respiro, ya que la distancia con el descenso, a cuatro, casi no ha menguado.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual