CD Numancia

20 años de una gesta

El FC Barcelona de Johan Cruyff visitó Los Pajaritos el 1 de febrero de 1996 en la eliminatoria de cuartos de final de Copa del Rey.

Actualizada 01/02/2016 a las 12:15
Kike Alonso, Movilla, Raúl Ruiz, Barbarin y Artigas saludan al público en el Camp Nou tras el intercambio de camisetasEfe. T. Albir

1 de febrero de 1996. El Barcelona de Johan Cruyff visita Los Pajaritos en una noche gélida que pasará a la historia y marcará el devenir del Numancia y su impresionante salto de calidad al fútbol profesional. En un banquillo, un desconocido Lotina, que completa su tercera temporada como técnico rojillo en Segunda B, arenga a un grupo de entusiastas jugadores para que se sacudan los complejos ante el todopoderoso Barcelona. En otro banquillo, un Johan Cruyff impertérrito observa con cierta distancia la fiesta que rodea unos cuartos de final de la Copa del Rey. Escudado por una manta escocesa, es incapaz de imaginar el desenlace del encuentro en Los Pajaritos y plantea el encuentro como un trámite echando mano de algunos no habituales como el exnumantino y ahora entrenador del filial Juan Carlos Moreno y algunas de sus más rutilantes estrellas como Guardiola o Figo.

En las gradas, miles de gargantas se pellizcan para comprobar que el Numancia-Barcelona es un partido real en un estadio remodelado que comparten 15.000 seguidores. A través de la pantalla, millones de aficionados se identifican con la causa numantina y, por un día, el Numancia se convierte en el primer equipo de España.

La gesta ya se había conseguido, con el Numancia en cuartos tras apear a tres ‘primeras’ como Racing, Real Sociedad y Sporting, pero nadie arroja la toalla. El equipo ha demostrado que el fútbol es imprevisible y ha contagiado su férrea convicción a todos.



El Numancia protagoniza tal día como hoy hace veinte años un partido propio de un guión cinematográfico. Kike Alonso alimenta la ilusión con un gol en el minuto 1 de partido. El Barcelona, sin embargo, remonta y hace pensar en una digna y prematura despedida. El fútbol, sin embargo, vuelve a echar mano de su magia para dar lustre a la machada rojilla y Movilla se encarga de empatar el choque en el minuto 88 y desatar la euforia. El destino ha querido que los dos goles azulgrana tuvieran la firma de un prometedor culé llamado Juan Carlos Moreno que después se enfundaría la camiseta numantina. 

Dos semanas más tarde, el equipo rojillo visitó el Camp Nou prolongando una fiesta que comenzó el 25 de octubre de 2005 tras el primer cruce copero entre el equipo soriano y la Real Sociedad. Las eliminatorias de Racing de Santander y Sporting de Gijón añadieron más brillo al caminar soriano.

Veinte años después, el Numancia juega en Segunda división después de tres ascensos a la Liga de las Estrellas, cuatro temporadas en Primera y diecinueve campañas consecutivas entre los mejores. Ni los más optimistas y numantinos podían auguran semejante metamorfosis en una década.

Cualquier previsión de este tipo se hubiera tildado de locura con un equipo que peleaba por jugar la fase de ascenso a Segunda división. Una vez más, los avatares del fútbol hicieron que fuera, de nuevo, el cruce de caminos entre Lotina y el Numancia el que dinamitara la lógica y colocara al equipo soriano entre las estrellas tras otra campaña para enmarcar en la temporada 98-99.

El Numancia se convirtió en un ejemplo de sacrificio y superación que ha querido ser emulado por muchos en un torneo propicio para los humildes. La historia reciente ha permitido al equipo rojillo codearse con los mejores pese a su lógica modestia presupuestaria y de masa social.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual