CD Numancia

El empate no satisface a ninguno

​El Numancia cede dos goles en dos jugadas precedidas de errores defensivos e iguala el marcador a cinco minutos del final.

Actualizada 16/05/2016 a las 10:57
Con el lastre de dos goles en contra motivados por dos errores defensivos antes de la media hora de juego, el Numancia rectificó a tiempo el marcador igualando un resultado que no satisface a ninguno de los dos contendientes.

Con el lastre de dos goles en contra motivados por dos errores defensivos antes de la media hora de juego, el Numancia rectificó a tiempo el marcador igualando un resultado que no satisface a ninguno de los dos contendientes. Ni el Zaragoza se mete en zona de ascenso ni el equipo soriano recorta distancias para seguir pensando en la posibilidad de pugnar por la promoción. Si antes luchaba frente a un Everest, ahora debe acometer los 14 ochomiles de golpe. Las dificultades aumentan y los resultados no mandan buenas señales para aferrarse a esa posibilidad. La temporada pasa por cerrar la distancia con los de abajo cuanto antes y seguir compitiendo, como hasta ahora, por llegar lo más lejos posible. Una exigencia a su alcance para no dejarse llevar.

El enfrentamiento con el Zaragoza resume buena parte de la trayectoria del Numancia a lo largo de la temporada en Los Pajaritos. Los errores en defensa han lastrado en muchas ocasiones el devenir de sus partidos. En esta ocasión, Ángel y Lanzarote se aprovecharon para marcar en dos acciones precedidas de un desajuste defensivo en el lateral zurdo y de una mala entrega de Luis Valcarce en un pase sin peligro en la zona de retaguardia. Dos errores que condicionaron el posterior transcurso del choque y que obligaron a la épica una vez más. Julio Álvarez recortó distancias en un lanzamiento libre directo e Íñigo Pérez igualó la contienda con un tiro desde fuera del área que superó a Manu Herrera después de desviarlo uno de sus defensas. Algo similar al lanzamiento de falta de Julio en el primer gol, que también tocó en la barrera para despistar al portero zaragocista.

Hasta esos errores, el partido venía marcado por la intensidad. El Zaragoza ofreció de la salida la intención de atacar la defensa rojilla con el dinamismo de Ángel, una pesadilla para los dos centrales, y con Lanzarote que percutió sobre Luis Valcarce. El berciano sufrió por sus problemas para cerrar el flanco y por ese lado llegaron los dos goles maños. El primero, Rubén le ganó la espalda en un saque de falta desde el otro costado y se coló hasta casi la línea de fondo para ceder a Rubén que empujó el balón. El segundo, en una jugada sin complicaciones dejó el balón a los pies de Lanzarote cuando quería cederlo a Callens. El jugador zaragocista alojó el esférico en la red sin mayores complicaciones y agradeciendo el gesto al defensa numantino. En dos minutos cambió el decorado del encuentro y dejó tocado al grupo de Arrasate, que se vio por detrás del marcador por dos acciones desgraciadas.

A partir de ese marcador, el Numancia inició un nuevo partido. El de la épica. El primer paso para neutralizar la diferencia lo materializó Julio Álvarez. La fortuna se alió en su tiro a balón parado. El golpe franco llegó de una falta de Dorca a Dalmau al borde del área. El colegiado le mostró la amarilla al capitán del Zaragoza por derribar al delantero numantino y Julio Álvarez lanzó a portería golpeando la barrera y despistando a Manu Herrera. Parte del camino estaba iniciado. La amarilla a Dorca resultó de gran relevancia para el posterior transcurso del partido. Antes de finalizar la primera parte, el colegiado señaló una mano del capitán del Zaragoza y le mostró la segunda amarilla por lo que dejó a su equipo con un hombre menos. Antes de desfilar a vestuarios, Callens se topó con Manu Herrera en un remate en un córner cuando se cantaba el gol.

A la salida del descanso, el Zaragoza dejó claras sus intenciones: defender para mantener la renta en el marcador, perder tiempo e intentar sorprender con una contra. Durante buena parte del segundo periodo el plan le funcionó en los apartados de la defensa y la pérdida de tiempo. El Numancia acosó el área de Manu Herrera, que ofreció otra gran intervención a un remate de cabeza de Dani Aquino. En el apartado del contragolpe, lo intentó sin acierto. Lanzarote, Dongou y Culio contaron con las oportunidades de matar el partido, pero no acertaron o Munir lo impidió. El Numancia arriesgó con los cambios y dejó resquicios en su retaguardia, amplificados por la mala tarde defensiva en conjunto a la que también se contagió Munir en una indecisión a la hora de salir y que propició la oportunidad más clara del Zaragoza en la reanudación. Lanzarote la desaprovechó.

El Numancia atacó con todo. No se reservó nada y encontró el premio con el empate de Íñigo Pérez a falta de cinco minutos. Poco se jugó desde ese momento con continuas salidas de las asistencias zaragocistas. El empate se mantuvo hasta el final y la insatisfacción para ambos.

Ficha técnica: 

Numancia: Munir; Medina, Regalón (Aquino, m.64), Callens, Luis Valcarce; Gaztañaga (Vicente, m.76), Iñigo Pérez; Nacho, David Concha (Marc Mateu, m.76), Julio Álvarez, Dalmau.
Real Zaragoza: Manu Herrera, Isaac, Rubén, Cabrera, Rico, Erik Morán, Ros (Diamanka, m.87), Dorca, Lanzarote, Hinestroza (Culio, m.55), Ángel (Dongou, m.61).

Goles: 0-1, min.19: Ángel; 0-2, min.21: Lanzarote; 1-2, min.30, Julio Álvarez; 2-2, min.86, Íñigo Pérez.

Árbitro: López Amaya (Colegio Andaluz). Mostró tarjetas amarillas a los locales, Íñigo Pérez, Julio Álvarez, Luis Valcarce y Nacho, y a los visitantes, Cabrera, Lanzarote y Dorca, en dos ocasiones por lo que fue expulsado en el minuto 37.

Incidencias: 8.851 espectadores en Los Pajaritos. Saque de honor de Los Jurados de Cuardilla.
 







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo