CD Numancia

El Numancia se hace fuerte en casa

Los sorianos solo han perdido dos partidos en el 2016 en Los Pajaritos, donde muestran su mejor versión de fútbol.

Actualizada 28/09/2016 a las 09:39
Los jugadores del Numancia hacen una piña tras vencer al ZaragozaMario Tejedor

El Numancia de Jagoba Arrasate comienza a ser fiel con la historia del Numancia de siempre. Al técnico vasco le costó el curso pasado que su equipo ganara partidos en casa y llegó a enlazar una serie de cuatro meses sin sumar los tres puntos en Los Pajaritos (desde octubre hasta febrero), incluyendo tres derrotas consecutivas ante Leganés, Osasuna y Alavés (curiosamente los tres clubes que terminarían ascendiendo a Primera división). Sin embargo, desde aquel 0-1 frente a los vitorianos, que se produjo el 9 de enero, el entrenador y el equipo han comenzado a construir un fortín sobre el estadio soriano.

En este año natural, solo ha perdido dos encuentros, aquel del Alavés y el debut de esta temporada ante el Levante, el actual líder de la categoría de plata. Los dos últimos encuentros, los cuenta por victorias (ante el Nàstic y el Real Zaragoza) y su nivel de fútbol sube enteros jornada a jornada. Por fin, el Numancia se siente cómodo en casa y gobierna los partidos con la pelota, tal y como quiere Arrasate. Además, ante los aragoneses, el equipo supo gestionar con criterio la ventaja tras remontar el tanto inicial de Juan Muñoz.

Después del gol (golazo) de Nacho, el Numancia guardó la pelota, abrió el campo y el partido se siguió jugando en el terreno del bloque aragonés. Fueron los mejores minutos de juego de todo el partido, ante un Zaragoza aletargado y empobrecido, incapaz de superar con acierto la línea de tres cuartos de campo a pesar de ir perdiendo y de quedar más de media hora por delante. Ruiz de Galarreta se hizo un gigante en el centro del campo, superando junto a Íñigo Pérez a Javi Ros, Zapater y Erik Morán. Julio Álvarez y Marc Mateu ayudaron a conservar el esférico y Nacho, liberado con el gol, mostró su versión eléctrica y con más desborde. El factor físico, ante un Zaragoza que apenas rotó en Tarragona (Arrasate hizo seis cambios en Cádiz), fue favorable también para los intereses sorianos. Como sí ha sucedido en otras ocasiones con el marcador favorable, el Numancia no sufrió el domingo y Munir vivió un tramo final de partido sin apenas intervenciones (solo un centro-chut del lateral Fran).

Entró en esos últimos minutos Acuña, que se llevó del partido diez puntos y una gran ovación de la grada, muy activa durante todo el encuentro. A lo especial del derbi y la polémica institucional, se unió la intensidad del juego y los seguidores numantinos se volcaron durante los 90 minutos con los suyos. Fue aplaudido el valiente regreso de Acuña al campo, los tres sustituidos (Manu del Moral, Ruiz de Galarreta y Marc Mateu) y, en bloque, todo el equipo cuando el árbitro señaló el final del partido. La afición se marchó satisfecha del estadio con la intensidad y el trabajo de sus futbolistas.

50% de victorias

Con el del domingo frente al Zaragoza son 16 los partidos oficiales que el Numancia ha disputado durante el 2016 en casa. El balance total es de ocho victorias, seis empates y dos derrotas. Es decir, en este año natural (entre las dos temporadas), el equipo de Jagoba Arrasate gana uno de cada dos partidos que juega ante su afición, una estadística notable y muy diferente a la que obtiene a domicilio, donde sus registros son mucho peores (tres triunfos en el año natural, todavía ninguno en la presente campaña). Esta temporada, con siete puntos sobre 12, es el quinto mejor local de la Segunda división, en una particular clasificación que lideran el Mirandés (10) y el Córdoba (10). El Levante, con un partido menos, suma el pleno perfecto de nueve sobre nueve en su estadio, el Ciudad de Valencia.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual