Salón del Automóvil de Ginebra Salón del Automóvil de Ginebra

Motor

Cristina Juarranz sitúa a Soria en el estrellato del motociclismo femenino

La piloto soriana, quien logró el pasado 23 de octubre la Copa de Velocidad en la categoría reina, no pone límites a su techo: quiere dar batalla a los varones en el torneo mixto.

Bernat Díez Actualizada 29/12/2016 a las 11:37
Etiquetas
Cristina Juarranz rueda durante una de las pruebas de la Copa Femenina de VelocidadPepe Sanchís

Si ‘Barrio Sésamo’, popular serie infantil de la década de los 80, tenía a su ‘monstruo de las galletas’, Soria presume de ostentar a su particular ser imaginario, que se ha convertido en realidad sobre el asfalto del Open 1000. Cristina Juarranz, ‘Crispi’, la niña que disfrutaba desayunando tazones con cereales, ha crecido desmesuradamente en las pistas que albergan carreras de motociclismo. La soriana logró el pasado 23 de octubre la Copa de España Femenina de Velocidad en superbikes. Aunque necesita más, quiere mucho más, pues aún le queda cielo por trepar. Buscará revalidar el campeonato porque "cada día quieres alcanzar una posición más alta. Motivación en el mundo del motociclismo nunca falta. Quiero estar más arriba", detalla la protagonista soriana.

"Mi hermano mayor me llamaba ‘crispi’ porque me encantaban los cereales. Era un monstruo de los ‘krispis’", apunta la campeona Cristina Juarranz. Presintió que quería hacer historia pasada su etapa adolescente. Aunque no era tarde para lograr retos mayúsculos. "Todo empezó por mi pareja, que competía desde pequeño. Gracias a él y a su entorno decidí subirme a la moto", narra. Ésta la deja casi siempre aparcada durante el transcurso de las semana, pues "me gusta más el circuito que la carretera. Solo cojo la moto para ir a trabajar", expresa. Colocó una pegatina con el número 19, cifra fetiche, en la delantera de su principal acreedor y el sueño empezó a rodar. "Elegí el 19 porque fue la primera vez que me subí a una moto grande, con esos mismos años", detalla.

Voló hasta el éxito el pasado 23 de octubre. Cristina Juarranz despachó a sus cinco rivales -Sonia García, María Barbero, Begoña Pereda y Andrea- y alzó su primera Copa de España Femenina de Velocidad. Juarranz impartió un ritmo altísimo, la fémina del I+Dent Racing Team, sumó 100 puntos (cuatro triunfos) en cinco carreras. Jerez, Alcarrás y Navarra presenciaron como la piloto se bañaba con cava. Mano de hierro. Juarranz sujetó con firmeza el manillar de su BMW soriana. "No le puedo pedir más al 2016. He cumplido lo que quería. Estoy muy contenta", exclama. El pinchazo que sufrió en la rueda trasera, que le privó de la victoria en la última carrera del campeonato, no empañó su indiscutible liderazgo. Pasó "muchísimos nervios" ese día, el definitivo. "La intención era llegar a a meta, no podía caerme. Lo pasé mal: quería que acabará ya", exclama. El dulce sufrimiento valió la pena. De la agonía al éxito más pleno: Juarranz era campeona en la categoría reina, pese al triunfo de Sonia García, quien quedó segunda en la Copa de Velocidad.

Poco se tambaleó su máquina mágica. Un bólido supersónico de 1.000 centímetros cúbicos que ya no tenía rival a partir "de la tercera carrera". Rodilla al suelo para tomar las curvas y vista al frente. "Ya era difícil que me ganasen", comenta la piloto sobre el porvenir de la competición desde la tercera cita oficial. Aunque Juarranz siempre se mostró cauta: "Nunca sabes al 100% que el título va a ser tuyo". Cauta y exigente consigo misma. "Soy blandita encima de la moto. Me falta agresividad. Me considero blanda porque ayudo a todo el mundo, hasta a la gente con la que voy a pelear en la pista", detalla la soriana. Juarranz convive con características dóciles encima de su magnífica herramienta. Virtudes y defectos que acarician la delicadeza. A esa característica blanda le inyecta finura. "Soy muy fina en la moto", destaca. Precisamente dichos aparatos no le aportan toda la estabilidad económica que ella quisiera. "Realizo entrenamientos físicos. Salir a correr y bicicleta. Entrenar cada semana con la moto es imposible. Cuesta dinero", destaca sobre su preparación semanal.

Hace pocos días decidió marcharse a Madrid para trabajar en "una clínica dental". Se despidió de su amada Soria porque ella es "soriana de cuerpo y corazón" y abandonó otra de sus pasiones: las flores. "He sido florista hasta antes de Navidad. Me encantaba ese trabajo", explica. "A Soria siempre quiero volver. Estaré aquí en Navidades", destaca. No se olvida de su cuna y apunta que "en Soria hay mucha afición al mundo del motor". Desea que su actual logro retumbe con fuerza. "Mi victoria lo que supone es tener un referente, que en el futuro haya niñas que quieran subirse a una moto", explica.

Un triunfo para las féminas

La victoria de Cristina Juarranz es un canto a la sublevación femenina en el sector del motociclismo. "Yo he querido participar en esto para animar a las mujeres a participar", insiste la piloto soriana. "¡Qué se lancen!", exclama. Juarranz dedica el título a todas aquellas que han competido junto a ella: "Al final no es triunfo mío, sino es de todas aquellas que han estado compitiendo. Las que estamos haciendo historia somos todas", detalla. El problema en el motociclismo, según la soriana, es que "si no ves a una chica en la televisión no te motivas. No buscas ser como ella. Necesitamos motivar a más niñas", explica una Juarranz que pluraliza el dilema de tomar a un ídolo como referente. "No es solo un problema de España. Es un problema globalizado. Necesitas verlas en los medios", detalla. Aunque la soriana considera que hombres y mujeres están en igualdad de condiciones sobre dos ruedas, "aún se ven más niños que niñas en los entrenamientos", apunta. "No quiero que en un futuro haya dos categorías. La moto es igual para todos", resalta.

 

Sin límites

Cristina Juarranz, quien logró la decimotercera posición en la Copa BMW este curso en categoría mixta, no se fabrica un techo personal. Cada minuto aspira a más. Ya ha competido contra varones en campeonatos mixtos y alcanzó su mejor posición en la temporada 2014: segunda en el Campeonato mixto Zona Norte. "Mi fin no está en ganar el campeonato femenino. Quiero quedar entre los 10 primeros en el campeonato mixto", concluye Juarranz sobre sus ambiciosos objetivos.




Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo