Voleibol

Unicaja, más líder en Soria

​El Río Duero hizo un buen partido, pero se vio superado en los momentos clave.

Actualizada 18/01/2016 a las 11:07
Después de un largo periodo de descanso invernal, la Superliga masculina de voleibol retornaba al pabellón de Los Pajaritos este sábado con el Río Duero - Unicaja Almería.

Después de un largo periodo de descanso invernal, la Superliga masculina de voleibol retornaba al pabellón de Los Pajaritos este sábado con una prueba de nivel para un Río Duero que había terminado 2015 en su mejor momento de juego de la temporada. No obstante, hacía acto de presencia Unicaja Almería, líder de la competición y eterno rival de los sorianos. Mal contrincante para medir fuerzas sin la presencia del que estaba siendo mejor jugador de los sorianos en las últimas jornadas, Manu Salvador, aquejado de un esguince. Pese a todo, el conjunto de Sevillano cuajó un buen partido, plantando batalla, aunque los de Piero Molducci demostraron por qué hasta el momento no han perdido ningún encuentro ni han concedido prácticamente ningún parcial durante todo el campeonato. Ya que aunque hubo alternativas en el marcador, a final de cada set los almerienses se convertieron en depredadores que no concedieron ninguna renta a su rival, llevándose el duelo por la vía rápida.

La dificultad de la empresa exigía dar una buena versión, y los de Sevillano pronto plasmaron su predisposición a intentarlo con un inicio de encuentro arrollador. Soria se plantaba a base de pelotazos y bloqueos con un 4-1 en el marcador. Los andaluces, se habían visto sorprendidos, pero con una trayectoria intachable en la competición, tenían confianza y motivos par a estar tranquilos. Así, poco a poco, fueron acercándose en el marcador al Río Duero y también al alto nivel de juego que estaban desarrollando los locales (8-8).

Cuando se igualó la contienda, apenas hubo tiempo para ver un pulso de igual a igual, ya que Almería puso la directa dirigidos por De Amo a las mil maravillas ayudado por una sólida recepción de sus dos líberos en juego, Toni Llabrés y Alejandro Fernández. De esta forma, los balones le llegaban a Hage y al opuesto Braga, que después de estar controlado en los primeros lances, comenzó a mostrarse como un jugador muy resolutivo.

Con la maquinaria ahorradora en pleno trabajo, la distancia se disparaba hasta el 15-23, con todo aparentemente visto para sentencia. Los locales, que se habían desarbolado merced al poderío de saque visitante y su contundencia en el remate, estaban próximos a ceder la primera manga, pero en la búsqueda por insuflar aire fresco, Sevillano daba entrada a Andrés Portero al saque. El almeriense, aficionado de Unicaja desde niño, saltaba a la cancha con toda la motivación de no pasar desapercibido, y lo logró a base de pelotazos. Su saque fue un auténtico bombardeo a la recepción visitante, que hasta el momento, se había demostrado infranqueable. Portero, además de sacar a las mil maravillas, tuvo que colocar en las numerosas acciones de contragolpe que propiciaban los problemas en recepción de Almería, y también en este capítulo supo sacar petróleo, metiendo a su equipo en la pelea por el set con un parcial de 7-0 (22-23). Finalmente llegó el error en el servicio, Unicaja dispuso de su primera bola de set y esta vez no dio alas a la reacción local (22-25).

El emocionante final de la manga anterior no sirvió para lograr una renta en el marcador, pero además de poner al público local en pie, sirvió también para alentar a los de Sevillano de que podían poner en apuros a su rival.

Sin embargo, el choque se iba a poner cuesta arriba porque Unicaja salía a la cancha con las espadas perfectamente afiladas. El 1-5 obligaba al técnico local a pedir un tiempo muerto. Funcionó, el equipo lograba un buen parcial y se metía en el choque con 4-5. Claro que después de ver el nivel de juego que era capaz de imponer Almería, estaba por ver si el Río Duero se iba a poder poner a la altura de un intercambio de golpes que pusiera emocionante el encuentro. Afortunadamente fue así, y aunque la iniciativa en el marcador era visitante, el 18-19 demostraba que las fuerzas no estaban excesivamente desequilibradas.

Sin embargo, llegado el momento de la verdad, Unicaja apretó el acelerador. Braga empezó a aumentar la renta con un bloqueo, Moises dio otro zarpazo con un espectacular primer tiempo y el marcador se convertía en un 19-24 que sentenciaba el parcial (21-25).

El 0-2 hacía prever la resolución de la cita por la vía rápida, pero Soria iba a vender cara su piel. Macarro y en general el bloqueo soriano se mostró muy intenso, aumentó el nivel defensivo y Unicaja empezó a tener más problemas. Por si fuera poco, la recepción celeste aguantaba bien y el equipo sumaba puntos con cierta fluidez (20-20). Pero de nuevo llegó el desenlace y Unicaja, liderado por Moisés, cerró el set con cinco bloqueos (20-25).

Ficha técnica:

Río Duero San José: Ignacio Sánchez, Luis Martín, Sevillano, Jiménez, Macarro, Salas y líbero, Álvaro Hernández. También jugaron Álex Martínez y Portero.
Unicaja Almería: De Amo, Braga, Almansa, Hage, Moisés, Borja Ruiz y líberos, Llabrés y Alejandro Fernández. También jugó: Ferrera.

Parciales: 0-1 (22-25) en 28’. 0-2 (21-25) en 24’. 0-3 (20-25) en 22’.

Árbitros: José Fernando Bartolomé y Rafa González.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo