Deportes

Las redes sociales en el deporte: un altavoz de múltiples usos

Aprender un idioma, ofrecer un campo de Regional para la final de Copa del Rey, justificar la suplencia de un futbolista, contratar un portero o incluso encontrar pareja son algunas de las insólitas situaciones que han recogido en los últimos años las nuevas plataformas digitales.

 

Captura del tuit publicado por el futbolista Papunashvili.

Hace ya varios años que las redes sociales irrumpieron con fuerza en el día a día del ser humano. Hoy, aquel extraño y desconocido fenómeno digital es ya una realidad, un elemento más en nuestra cotidiana forma de vida, que sin duda ha llegado para quedarse. Y el deporte no es una excepción: cada vez son más los deportistas que, a partir de su propio perfil, deciden utilizar diferentes aplicaciones para interactuar con el resto del mundo. Aprender un nuevo idioma, ofrecer una instalación para la disputa de la final de Copa del Rey, explicar por qué un futbolista no dispone de minutos, tantear la contratación de un jugador... incluso solicitar ayuda para conocer a una camarera. Redes sociales como Twitter, Facebook o Instagram han sido testigo en los últimos tiempos de insólitas y divertidas peticiones dentro del panorama deportivo.

El último en sumarse a esta novedosa fórmula fue el jugador del Real Zaragoza Giorgi Papunashvili. El georgiano, sin nociones de castellano, anunció la pasada semana en Twitter que se encontraba buscando un profesor de español para aprender el que hace poco más de un mes pasó a ser su nuevo idioma. Rápidamente, cientos de usuarios respondieron a la petición del joven futbolista, que un día más tarde volvió a tuitear para expresar su agradecimiento.

En Aragón, uno de los clubes que más humor destila en las redes sociales es el CD Morés, que este año disfrutará de su primera experiencia en Regional Preferente. Los zaragozanos, "el pueblo más pequeño de España en esta categoría", ya pusieron a disposición de la Real Federación Española de Fútbol su campo de tierra en 2015. Entonces, el Morés ofreció su humilde instalación de El Palomar para acoger la final de la Copa del Rey ante la incertidumbre surgida por cuál iba a ser la sede del encuentro que enfrentó al FC Barcelona y al Athletic de Bilbao. Una actitud divertida que la entidad todavía conserva en la actualidad, tal y como puede observarse en su perfil de Twitter (@CDMores).

Cualquier equipo profesional, independientemente de la disciplina que practique, cuenta hoy en día con un perfil oficial. De esta forma, el aficionado tiene la posibilidad de resolver cualquier duda directamente con el club, a pesar de que en algunos casos las preguntas trasciendan el ámbito deportivo. El pasado viernes, varios aficionados del West Ham inglés lamentaban la ausencia del delantero Chicharito Hernández en el encuentro amistoso ante el Manchester City. Tal fue el volumen de consultas, que la cuenta oficial en castellano del club londinense llegó a justificar la suplencia del ariete mexicano. "Queridos fans de @CH14_. No hay que preocuparse. El técnico Bilic lo está llevando de a poco porque casi no tuvo descanso. Está todo bien", indicó.

También la pasada semana, esta vez en Facebook, un entrenador de fútbol se 'disfrazó' de director deportivo y lanzó sus redes al mercado digital con el objetivo de acometer la contratación de un portero. "Necesitamos arquero federal A. Mandar por privado", fue el escueto mensaje de auxilio que colgó Miguel Fullana, exjugador del Newell's Old Boys argentino y actual entrenador de Chaco For Ever, cuyo equipo milita en la equivalente Segunda B española.

Las redes sociales en el deporte: un altavoz de múltiples usos

Además de para todo lo relacionado con la actividad deportiva, las redes sociales permiten también a los jugadores estar conectados 24 horas al día con sus fans. Seguidores a los que, en algunas ocasiones, recurren hasta para contactar con terceras personas, tal y como hizo en 2015 el exjugador del Tecnyconta Zaragoza Isaac Fotu. "¿Quién conoce el Mel's en Zaragoza? Porque me he enamorado de una camarera allí y ella no sabe hablar inglés", explicó el ala-pívot. Tras la publicación, Fotu recibió respuestas de todo tipo: consejos, mensajes de ánimo, propuestas de piropos en castellano... hasta la hamburguesería se ofreció a colaborar. Entonces, el bar y el jugador iniciaron una divertida conversación que, además de revolucionar Twitter, terminó con el neozelandés confesando que había descubierto que su pretendienta tenía ya novio y un hijo.

(Isaac Fotu: ¿Quién conoce el Mel's en Zaragoza? Porque me he enamorado de una camarera allí y ella no sabe hablar inglés).

Pero la relación deporte y redes sociales no siempre deriva en un cómico desenlace. De hecho, esta nueva fórmula de comunicación ya ha sido vetada recientemente por diversas instituciones. La última Eurocopa de Francia o los Juegos Olímpicos de Río 2016 han sido dos de las competiciones que recientemente decidieron limitar e incluso restringir su uso. La competición de fútbol prohibió específicamente el manejo de diferentes aplicaciones en los estadios donde tuvieran lugar los encuentros. La cita carioca, por su parte, sí que permitió la toma de fotografías y vídeos siempre que su uso no fuera comercial.

Otro de los efectos más sonados en Twitter fue el despido del futbolista Sergi Guardiola. El delantero, horas después de haber firmado su contrato como jugador del filial del FC Barcelona, fue expulsado, tal y como explicó el club en un comunicado, "después de comprobar que había publicado tuits ofensivos contra el barcelonismo y contra Cataluña".





Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo