Carnaval 2016

El Carnaval de Abejar repite barroseros por tercer año debido a la falta de quintos

Álvaro Lapresta y a Diego Altelarrea serán de nuevo los encargados de escenificar esta singular tradición que representa el ciclo sagrado de la vida.

heraldodesoria.es Actualizada 10/02/2016 a las 11:13
Etiquetas
Los barroseros, Álvaro Lapresta y Diego Altelarrea, con todos los preparativos para este martes , día grande de La Barrosa.Luis Ángel Tejedor

El Carnaval de Abejar está este año en manos de veteranos, y es que la ausencia de quintos ha llevado a Álvaro Lapresta y a Diego Altelarrea a repetir en el honor de ser barroseros y revivir el carnaval más antiguo que se celebra en la provincia de Soria en el que se escenifica el ciclo sagrado de la vida.

Lapresta y Altelarrea se han turnado durante la mañana y la tarde para transportar La Barrosa, un armazón de madera decorado con telas y con una cara de toro pintada en un extremo, coronada por cuernos reales.

Los barroseros visten camisa y calzón blanco con faja y corbata rojas, y van tocados con sombrero negro de ala ancha cuya copa rodea un lazo, también rojo, completando su atuendo con botas y polainas negra. Además, quien no acarrea 'La Barrosa', porta en una mano una cesta para las donaciones y en la otra una fusta o látigo, llamado zurriago, hoy para espantar a la muchachada y antaño símbolo de autoridad por un día.

Barrosa y barroseros recorren esta población con cuatrocientos vecinos, casa por casa, recogiendo donativos de los vecinos que servirán por la noche para la comunal pitanza de todo el pueblo. "La barrosa va dentro del sentimiento de los vecinos de Abejar; la fiesta se sigue manteniendo con la misma esencia que siempre", ha resaltado uno de los barroseros de este año, Diego Altelarrea.

> Reportaje a los barroseros en la edición impresa

La tradición de La Barrosa de Abejar

La Barrosa, un viejo ritual de origen incierto que estará protagonizado por estos dos mozos ataviados de manera singular y portando un armazón que emula a un toro, escenifica el ciclo sagrado de la vida.

Abejar revive esta singular tradición cultural cuya falta de atracción de visitantes de fuera de la provincia frena su posible declaración como fiesta de interés turístico regional.

La simbología de este ritual se debate, según han dejado escritos los etnógrafos, entre el rito iniciático y la ancestral relación del hombre y el animal, representada este año por dos veteranos barroseros.

En otro tiempo, según cuentan los vecinos de más edad, los barroseros tenían incluso costumbre de embestir por la calle a quienes no eran de su agrado y hasta se atrevían a sacar al cura a cornadas de la iglesia o irrumpir en un pleno del Consistorio local para acometer a los presentes sin que nadie pudiera rechistar.

Tras la puesta de sol y cometidas toda suerte de tropelías, los barroseros se dirigen al salón del Ayuntamiento donde se cita todo el vecindario en un ambiente festivo y carnavalesco.

La Barrosa da entonces tres vueltas al recinto antes de caer abatida por varios cazadores que simulan sus disparos con salvas al aire.

Los cuerpos inertes de Barrosa y barroseros son trasladados sobre tableros por jóvenes de la localidad a un pequeño recinto anexo y sus cuerpos son regados generosamente con vino, empapando a los concelebrantes que se encuentran debajo.

Pasado un momento, los difuntos reaparecerán resucitados ante la comunidad que celebrará con júbilo el milagro y que dará buena cuenta de la viandas, antes de la llegada de la Cuaresma.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo