Ágreda

La reconstrucción del ballenero precisa cáñamo agredeño de más calidad

La primera cosecha no fue buena pero los promotores, que amplían el proyecto tres años, harán más intentos.

Actualizada 05/05/2016 a las 09:22
El cáñamo agredeño seguirá formando parte del proyecto de reconstrucción del ballenero de San Juan (Nao San Juan) del siglo XVI que se está desarrollando en el País Vasco como parte de la celebración de San Sebastián 2016.

Aunque la primera cosecha no salió bien, el cáñamo agredeño seguirá formando parte del proyecto de reconstrucción que se está desarrollando en el País Vasco como parte de la celebración de San Sebastián 2016, Capital Europea de la Cultura, y que se extenderá en el tiempo dos o tres años más. El objetivo es reconstruir el ballenero de San Juan (Nao San Juan) del siglo XVI que fue hallado por arqueólogos del Gobierno de Canadá hace 30 años.

El alcalde de Ágreda, Jesús Manuel Alonso, recibió en 2015 la llamada de una empresa desde San Sebastián que, en su afán por reconstruir el ballenero "de forma fidedigna", se estaba dirigiendo a los municipios donde históricamente se elaboraban los distintos componentes del barco. "En nuestra zona se cultivaba el cáñamo para las redes y las velas, así que nos llamaron", puntualizó el primer edil.

Ágreda (Soria) junto con los ayuntamientos de Fitero (Navarra), Cervera del Río Alhama (La Rioja) y Tarazona (Zaragoza) decidieron ceder cada uno una hectárea de sus terrenos a esta producción y ponerla en manos de la empresa Alhama Linares Desarrollo y Cultura S.A., que lleva varios años trabajando en la recuperación de esta actividad y que se encargó de la siembra de las semillas y del tratamiento de las plantas. No obstante, la calidad de la cosecha "no fue buena y no se recogió todo lo sembrado". Pero los organizadores del proyecto no han roto la relación, están cumpliendo con la promoción de Ágreda, en el caso de Soria, en Donostia 2016 y prevén hacer más intentos en la localidad moncaína para producir parte del cáñamo que necesitan para el barco.

"Se cultivó una serie de hectáreas. Lo que pasa es que hoy en día ya no se realiza este trabajo como antes y por lo visto no se sembró o cosechó en la época adecuada y luego la fibra no fue buena. Este fue un intento pero luego se harán más porque estos pueblos estaban muy interesados en continuar colaborando con el proyecto y nosotros en mantener la relación. Siempre creemos que todos pueden ganar. Es lo que nos está pasando con el alquitrán de la zona de Burgos, que recogemos de unas personas que lo hacían por afición y ahora lo hacen para nosotros gratis, pero sienten que tienen una motivación para producir y cuando en un proyecto se trabaja así se puede decir que sirve para hacer renacer una relación entre los pueblos", indicó Mikel Leoz, de la factoría Albaola, coordinador del proyecto en el área del voluntariado y encargado de marketing.

Con el cáñamo de las zonas de la cuenca del Ebro se elaboraban tradicionalmente dos productos principales: las cuerdas y el paño para las velas de las embarcaciones. "De hecho, en Cervera se constituyó en el siglo XVIII una fábrica de velas para la Marina Real y hacían el paño con cáñamo que era color café con leche. Las velas de las embarcaciones eran de ese color y no blanco como se cree", comentó Leoz.

Cáñamo para velas y cuerdas

Para el proyecto de la Nao San Juan se necesitarán, como mínimo, unos seis kilómetros de cuerdas que se fabricarán de todos los tamaños, las más gruesas de 6 cm de diámetro y las más finas de 1.50 cm, aparte del cáñamo que se usará para confeccionar las velas, unos 550 metros cuadrados de lona.

"No sabemos si lo haremos todo con el cáñamo de Soria y de las otras localidades porque es difícil producir todo esto hoy en día de la forma tradicional y encontrar cómo procesarlo, pero sí que lo que utilizaremos frente al público para mostrar el procedimiento de la elaboración tanto de las cuerdas como de las velas", comentó Leoz.

El proyecto arrancó en junio de 2014 con la construcción del casco del ballenero y se abrió al público la factoría marítima vasca Albaola que antes, desde 1998, era una simple asociación que se dedicaba a construir réplicas de naves tradicionales vascas que se usaban para la pesca con el objetivo de hacer copias exactas y darles utilidad en la sociedad. "Las réplicas que hicimos se han estado utilizando principalmente para el ocio y como una forma de contactar con el mundo marítimo", precisó Leoz.

El ambicioso proyecto de reproducir Nao San Juan recibió el año pasado el patrocinio de la Unesco. "Para nosotros ha sido muy importante porque este respaldo solo se le da a los proyectos que tienen una calidad indiscutible. Ahora lo que estamos haciendo es continuar con la investigación que iniciaron los canadienses y que estuvieron realizando durante décadas en torno a la arqueología. A partir de esa información, que es muchísima, estamos construyendo el ballenero. Nunca hemos hecho un barco de tal envergadura", precisó el coordinador.

La factoría cuenta con un gran espacio donde están construyendo el barco frente al público y ya tienen la primera fase de la estructura terminada. "Es muy atractivo para el público y la curva de visitantes está ascendiendo. El año pasado tuvimos 38.000 y este año las cifras van subiendo. Lo mismo que hemos hecho con la estructura haremos cuando llegue el momento de fabricar las velas y las cuerdas con el cáñamo de Ágreda, aunque no las hagamos todas nosotros", indicó.

Se trata de un proyecto en el que se está siguiendo la secuencia del montaje tradicional ya que antiguamente trabajaban sin planos. "Hoy en día un constructor de barcos no trabajaría así y nosotros tampoco podemos hacerlo todo como ellos porque es cierto que usamos motosierras y máquinas eléctricas que entonces no existían", matizó.

Para la estructura han utilizado roble de los montes del País Vasco, que era el que se empleaba en la época, salvo la quilla que es haya, de casi 15 metros de largo. "Así como el alquitrán y cáñamo, que se traían de Navarra, Aragón y la cuenca del Ebro (incluida parte de Soria como Ágreda), era famoso el cáñamo de Calatayud y ya más tarde, en el siglo XVII lo traían de Rusia y de Soria. En el siglo XVIII hay referencia y unas láminas del Marqués de la Victoria, un oficial de marina que hizo un álbum ilustrado de construcción naval que tiene un mapa de toda la cuenca que producía cáñamo de España y cuántos quintales producía cada municipio", recordó Leoz.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo