Salud

El reto solidario por Aspace busca coronar la cima del Kilimanjaro el día 1

Carlos Tundidor y Ana de la Dedicación ya llevan recaudados 1.045 euros de los 2.500 que esperan recabar.

Actualizada 23/09/2016 a las 09:53
Carlos Tundidor y Ana de la Dedicación, protagonistas de este reto solidario.Mi Grano de Arena

Cada uno de los 5.882 metros de ascensión del Kilimanjaro, la cima más alta de África, que hagan Carlos Tundidor y Ana de la Dedicación tendrá mucho de reto personal y un objetivo solidario: ayudar a hacer posible la ampliación del centro de día de la Asociación de Parálisis Cerebral (Aspace) Soria. Una forma de colaborar con la que ambos sorianos esperan no sólo poner su granito de arena, sino también concienciar sobre la labor que realiza en la capital soriana esta entidad. "Queríamos hacer algo directo, saber que lo recaudado llegara de forma directa", explica Carlos. Por antecedentes laborales y también familiares, la elección de Aspace era obvia.

"Primero porque es una entidad local. Después porque mi tío tiene parálisis cerebral y es usuario de Aspace. Además, Ana ha trabajado con colectivos de discapacitados y muchos de estos chicos están en el centro de día. Teníamos superclaro que haríamos esto por Aspace porque nos toca", apunta.

A través de la web ‘Mi grano de arena’ las personas que lo deseen podrán apoyar esta iniciativa y hacer sus donaciones para Aspace. Hasta ayer se habían recaudado ya 1.045 euros de los 2.500 en los que se ha fijado el reto aunque, como señala Carlos, la cantidad es flexible y puede modificarse en función de cómo vaya desarrollándose. "Creemos que se puede conseguir", explica. En caso de que se rebase la cantidad, mucho mejor: más fondos podrán dedicarse a la ampliación del centro de día de Aspace. Las donaciones de esta iniciativa de crowndfunding solidario podrán seguir realizándose, además, hasta un mes después de que Carlos y Ana hayan conseguido coronado la cima de la mítica montaña.

Ambos partirán a Kenia el próximo domingo 25 de septiembre. Dos días más tarde está previsto que dé comienzo la ascensión que harán con un equipo especializado que incluirá tres porteadores por persona.

Muy ilusionados con este reto personal, en estas semanas previas están tratando de ponerse en forma, porque no son montañeros expertos, sino más bien, "aficionados". "Este último mes hemos dado caminatas de subida para coger altura", señala, aunque, comenta con sentido del humor, en Soria no hay picos tan altos como el Kilimanjaro.

El mal de altura será el principal ‘enemigo’ al que tendrán que hacer frente. Tienen previsto llegar a la cumbre el 1 de octubre, tras tres jornadas, y comenzar a bajar el día de San Saturio, 2 de octubre.

Desde Aspace están encantados con esta iniciativa solidaria que, además, ayuda a seguir "visibilizando" la entidad y les ayuda a hacer más cercano uno de sus sueños: ampliar sus instalaciones que, tras casi seis años, se han quedado pequeñas para acoger las terapias individualizadas que se imparten diariamente a sus 45 usuarios. A la espera de que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad comunique si apoyará con una subvención parte del importe que implica este proyecto de mejora de las instalaciones actuales del centro de día, para la entidad "iniciativas como la de Carlos y Ana" contribuyen a mantener viva la ilusión en esta iniciativa.

"Estamos muy agradecidos. Toda ayuda nos viene muy bien", destaca Laura de Diego, trabajadora social de Aspace Soria. "Organizar los horarios ha sido un jaleo este año", apunta. Los metros disponibles en su centro de la calle Fermín Cacho ya no dan más de sí. Así que los 5.882 metros del Kilimanjaro que coronarán Carlos y Ana sumarán, sin duda.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual