Patrimonio

La excavación en la necrópolis hallada en la parcela de Bionatur saca a la luz más de 40 tumbas

​De momento la empresa Areco, encargada de los trabajos, ha actuado sólo en una parte de la finca por lo que la previsión es que el número se duplique.

V.R.A. Actualizada 05/01/2016 a las 13:40
Imagen de las tumbas que han aparecido en la necrópolisCedida

Alrededor de mes y medio han estado los trabajadores de la empresa soriana Areco realizando el seguimiento arqueológico de la necrópolis hallada durante las obras de la empresa Bionatur Roses en Canredondo (Garray). Según explicó Alberto Sanz, de Areco, "el yacimiento arqueológico estaba documentado bajo el nombre de Pancaliente o San Hilario" y está datado en la época medieval, del siglo XI en adelante.

Fue en el instante en el que Bionatur Roses empieza las obras, realizando un seguimiento arqueológico de los desmontes de tierra, "al meter las máquinas en una determinada zona que empiezan a aparecer piedras y huesos de época medieval", especificó Sanz. Es precisamente en ese momento cuando se paralizan las actuaciones y se pide un permiso de excavación para determinar los restos que hay en el yacimiento que se encontraba perfectamente inventariado pero no su ubicación exacta sobre el terreno. Las obras de Bionatur han revelado su localización.

De momento, Areco ha excavado en una parte de la parcela, adquirida por Bionatur a Somacyl (Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León), "que es la zona que más prisa le corría a la empresa debido a que es el lugar donde van las canalizaciones de agua y los viales". Y, en esta zona, es donde, tal y como apuntó Sanz, "han aparecido restos de una iglesia, concretamente un pequeño muro, además de la necrópolis asociada".

Históricamente hablando, "estamos ante un poblado de repoblación en torno a la segunda mitad del siglo XI". Y así lo atestigua, por ejemplo, "una moneda de la época que ha aparecido durante la excavación".

Investigación

Sanz explicó que "una necrópolis es complicado dejarla al descubierto y, en este caso, no tiene gran interés para el visitante, y la verdad es que mostrar cuatro lajas de piedra tampoco tiene mucho sentido". Es por eso que estamos ante una arqueología destructiva, por calificarla de alguna manera, ya que "se excava el terreno por completo, se recogen todos los restos metiéndolos en cajas y se depositan en museos". En este sentido, Sanz sí apuntó que los restos hallados "tienen mucha importancia a nivel de investigación ya que estamos ante una necrópolis completa que es difícil encontrar y, de hecho, investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid ya se han interesado por ellos".

Durante el mes y medio que han estado trabajando "hemos excavado, en área, unos 150 metros. Queda por delante una superficie parecida para excavar en la que comenzaremos a trabajar después de Navidad". Además, destacó, "realizamos dos catas para ver si localizabámos el despoblado, pero sin resultado ya que está a un nivel muy superficial". De momento, en la primera fase de la excavación han salido a la luz alrededor de 40 tumbas, algunas de las cuales ocupadas hasta por tres individuos, por lo que la previsión es que durante la excavación de la segunda fase el número se duplique.

El control y coordinación de los trabajos arqueológicos los lleva la Junta de Castilla y León.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual