Medio ambiente

Junta y CHD achacan la muerte de las carpas a una acumulación de "factores ecológicos"

​Las partes admiten que no se han encontrado causas concluyentes y que esta es "la única hipótesis plausible".

Actualizada 14/01/2016 a las 17:50
El Alavés rentabilizó al máximo una de sus pocos remates entre los tres palos para llevarse en el tramo final del partido tres puntos más a su casillero (0-1) ante un Numancia que tuvo más ocasiones pero que volvió a castigarse con sus concesiones defensivas.

"La única hipótesis plausible es la acumulación o sinergias de factores ecológicos que, si bien de manera aislada no podrían explicar una mortandad tan elevada, en determinadas circunstancias y por sus efectos aditivos, han podido tener una afección considerable sobre la dinámica de poblaciones de los peces contenidos en el vaso del embalse". La Junta de Castilla y León y la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) no han encontrado "causas concluyentes" que justifiquen el origen del episodio de mortandad registrado en septiembre en el embalse de La Cuerda del Pozo. Así lo indican en un informe conjunto publicado en 2015. El escrito descarta que los 66.272 ejemplares retirados entre el 29 de agosto y el 15 de septiembre, el equivalente a 110 toneladas, muriesen por una causa infecciosa, ya que todas las analíticas llevadas a cabo en laboratorios de referencia de Madrid y Zaragoza dieron negativo.

Las partes rechazan una única causa ambiental, ya que habría afectado a "carpas subadultas y alevines de la misma especie". No obstante, en 2015 concurrieron varias circunstancias que podrían haber generado un estrés que susceptibilizó a las carpas del embalse. En julio, por ejemplo, las aguas de La Cuerda del Pozo alcanzaron máximos históricos con valores que superaron los 25 grados "por primera vez en los cinco años de monitorización continuada". A ello cabe sumar "cambios bruscos de temperatura asociados a fenómenos tormentosos", factor que "aumentó la susceptibilidad de los peces", cuyo sistema inmunitario estaba ya "debilitado". También un descenso de la productividad del embalse que se tradujo en menos recursos tróficos para los peces.

En esta época del año, recuerdan Junta y CHD, "los niveles del embalse se encuentran en mínimos anuales". Esto implica "que la superficie de terreno a la que pueden acceder las carpas para alimentarse se ve reducida a niveles mínimos". Esta circunstancia provoca "un alto grado de confinamiento y escasez de recursos tróficos", factores que suponen "un estrés crónico y una mayor propensión a sufrir procesos epidémicos". Estos indicadores parecen coincidir con los resultados de las necropsias. De acuerdo con el informe conjunto, los análisis revelaron que los individuos capturados tenían "vacío" el aparato digestivo "en su totalidad". La vesícula biliar, por su parte, estaba "llena" y su contenido presentaba "color verde". Esto indica que al inicio de la mortandad, las carpas llevaban ya "varios días sin alimentarse".

Los ejemplares "no presentaban ningún síntoma externo". Tampoco lesiones llamativas en branquias u órganos externos. Esto permite descartar causas de origen antrópico, epizoótico o ecológico, si se analizan por separado los factores que influyen sobre la población. La hipótesis que podría barajarse, señala el estudio, es que hace dos, tres o cuatro años el éxito reproductivo de la especie generó una población de ejemplares adultos que en 2015 tuvieron que "competir por los recursos alimenticios". En consecuencia, "la capacidad de carga del medio del vaso del embalse" pudo ser superada por los individuos presentes.

La hipótesis sostiene que los propios mecanismos de lucha por la supervivencia habrían ocasionado "una reducción del número de individuos de la cohorte nacida hace dos, tres o cuatro años". Este supuesto, sin embargo, no sería del todo sólido, ya que "estos fenómenos de lucha por los recursos no explicarían una mortandad tan repentina de la cohorte al completo". Habitualmente, admiten Junta y CHD, "actúan de forma progresiva". "Por otra parte, y si el oxígeno disuelto fuese el factor limitante del medio, tampoco queda suficientemente avalada esta teoría, puesto que la mortandad afecta exclusivamente a carpa adulta, muy resistente a concentraciones bajas de oxígeno disuelto", dicen.

Ante estas observaciones, las partes concluyen que la mortandad "responde a un proceso complejo y multicausal". Para encontrar un episodio similar hay que salir al extranjero y remontarse a 2013. Ese año murieron 26.000 carpas adultas en el río St. Lawrence (Canadá). Allí también se descartaron el Herpesvirus Koi y la Viremia Primaveral de la Carpa. En todo caso, se confirma que el problema no está relacionado con focos de contaminación o de presión locales "como podría ser un vertido o un ingreso de contaminantes". El informe puede consultarse en la página web de la CHD.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual