Administración

Dos de cada diez testamentos vitales se formalizan ante notario, el 87% con instrucciones para cuidados y órganos

​El 62,5% de los documentos de la provincia son de mujeres con una edad media de 60 años; desde 2008 se han sustituido dos y nadie ha revocado sus voluntades.

S.L.O. Actualizada 03/02/2016 a las 13:43
Etiquetas
Una profesional sanitaria atiende a una paciente en el Hospital Santa Bárbara.Heraldo

Solamente dos de cada diez testamentos vitales formalizados en la provincia de Soria se han registrado ante notario, una cifra que se reduce a uno de cada decena cuando los datos se refieren a Castilla y León. En ambos territorios, los pacientes prefieren oficializar sus voluntades en determinadas situaciones clínicas ante personal al servicio de la Administración, por delante de testigos y, como queda reflejado, de una figura más legal como la de un notario. En general, sorianos y castellanos y leoneses optan por dejar escritas indicaciones sobre cuidados y tratamientos, además de las relativas al destino del cuerpo y los órganos tras fallecer. En la provincia se cumple en el 87% de los casos; en la región, en el 79,95%.

Así se desprende de los datos aportados por la Delegación Territorial relativos a los testamentos vitales formalizados en el Registro de Instrucciones Previas de Castilla y León desde 2008 y hasta el 30 de diciembre de 2015. De ellos también se desprende que el perfil del otorgante soriano es el de una mujer (en seis de cada diez testamentos) que roza los 60 años. La situación se repite en Castilla y León, donde el 64% de los otorgantes es una fémina, aunque su edad media es de 57,7 años.

A lo largo de todos estos años los sorianos han registrado 224 testamentos vitales, una treintena de ellos durante el año pasado. Esta cifra supone el 3% de todos los documentos contabilizados en la autonomía, donde se han alcanzado hasta la fecha 7.053. Como se apreciaba anteriormente, muy pocas personas se deciden a oficializarlo ante un notario. En Soria han sido 53 las que lo han hecho (973 en Castilla y León), por detrás de quienes eligieron testigos (64 en la provincia y 2.388 en la Comunidad), y muy lejos de la opción mayoritaria, la de personal al servicio de la Administración (107 casos en Soria y 3.692 en Castilla y León).

En cuanto a las instrucciones que dan los otorgantes de los testamentos vitales destaca que el 87% de los sorianos lo hace en los dos supuestos posibles, es decir, en cuanto a cuidados y destino del cuerpo y los órganos; esto es 195 de los 224. Mientras, 29 de ellos solamente dan indicaciones sobre cuidados y tratamientos. Hasta la fecha ninguno ha optado por dar instrucciones solamente sobre el destino del cuerpo y los órganos tras el fallecimiento.

Entre los castellanos y leoneses la tesitura es similar, pues desde que se puso en marcha el Registro de Instrucciones previas, el 79,95% de estos otorgantes ha preferido dar indicaciones sobre ambas cuestiones (5.639). Además, 1.384 solamente tienen en su testamento vital directrices sobre cuidados y tratamientos y una treintena sólo sobre destino del cuerpo y sus órganos.

En todo este tiempo que lleva funcionando el Registro no se ha revocado ningún documento en la provincia de Soria, aunque sí una docena en el conjunto de Castilla y León. En cambio, en la provincia se han sustituido dos, 113 en la Comunidad. En cuanto a los testamentos vitales que han quedado cancelados por fallecimiento, de los 292 del conjunto de la región una decena ha sido en Soria.

Mayor de 18, capaz y libre

Resulta fundamental que los ciudadanos conozcan este derecho, su contenido, las condiciones para su ejercicio y sus límites, puesto que este conocimiento contribuirá a lograr que el documento de instrucciones previas se realice correctamente y sea fruto de un proceso de reflexión acerca de sus preferencias en determinadas situaciones clínicas. Puede realizar un testamento vital cualquier persona mayor de 18 años, capaz y que actúe libremente.

Cabe destacar que la oportunidad de confeccionar este tipo de documentos no es una práctica que se desarrolle en todo el país. Cómo hacerlo en Castilla y León es bastante sencillo: basta con cumplimentar el modelo de solicitud recogido en el Decreto 30/2007. Este documento es accesible a través de Internet en el portal sanitario de la Junta de Castilla y León, en http://www.sanidad.jcyl.es/ o bien se puede solicitar en la sede de la Consejería de Sanidad o en los servicios territoriales de Sanidad de cada provincia.

Las instrucciones

Además de las instrucciones sobre cuidados y tratamientos y destino del cuerpo y los órganos, es conveniente que el documento contenga los objetivos vitales y valores personales del otorgante, por ejemplo, cuáles son sus creencias o su manera personal de entender la vida y el proceso de la muerte, con el fin de que estos objetivos y valores ayuden a la interpretación de las previsiones contenidas en el documento y que faciliten a los profesionales la toma de decisiones. Así como la designación de una o más personas que se desee que actúen como representantes, es decir, como interlocutores con el personal sanitario para que ayuden a interpretar la voluntad del otorgante expresada en el documento.

La formalización de esa solicitud, que ha de presentarse en sobre cerrado y ha de ir acompañada de un original o copia autentificada del documento de instrucciones previas y de fotocopia compulsada del documento nacional de identidad, pasaporte u otro documento válido para acreditar la identidad del otorgante y de los testigos, si se ha utilizado esta fórmula, podrá presentarse en la Consejería de Sanidad, en las delegaciones territoriales de la Junta o ante otros registros administrativos. Con ella los sanitarios podrán actuar en consecuencia.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual