Medioambiente

Nueva alerta sobre la contaminación atmosférica a un paso de la 'temporada alta'

ASDEN muestra en Twitter la "queja" de algunos vecinos

S. I. Belled Actualizada 06/04/2016 a las 12:29
Etiquetas

Con la llegada de la primavera y, más aún, del periodo estival, es común que los medidores de la calidad del aire que la Junta de Castilla y León tiene instalados en la capital y en Muriel de la Fuente -uno de los más afectados de la región- revelen los niveles más altos de contaminación atmosférica que en la provincia de Soria pueden ejemplificarse con el aumento de las partículas (PM10 y PM2,5) y una presencia elevada de ozono (O3), entre otros componentes.

Hace unos días, la Asociación Soriana para el Estudio y Defensa de la Naturaleza (ASDEN) avisaba en redes sociales de que algunos vecinos le habían trasladado "su queja y preocupación por las humaredas de instalaciones industriales". Adjuntaban una panorámica de la ciudad en la que podía verse una columna de humo blanco sobre una zona de viviendas. Presuponiendo la lógica adecuación de dichas emisiones a la normativa vigente, los ecologistas advierten de que la inquietud no es infundada y remiten a los últimos datos disponibles, que revelan que 2015 fue "el peor de los últimos cinco años" por los niveles de ozono, según avanzó el portavoz de Ecologistas en Acción Castilla y León, Miguel Ceballos.

Las temperaturas más altas y la ausencia de precipitaciones durante periodos largos de tiempo, que "fomentan la suspensión de las partículas", o el viento de componente sur, más cálido, que lleva hasta la provincia la temida calima (partículas muy pequeñas de polvo o arena) o "incluso la contaminación producida en Madrid", son factores que provocan niveles altos de contaminación a partir de esta época del año.

En cuanto al ozono a nivel del suelo -que no debe confundirse con la capa de ozono en la atmósfera superior- se forma por la reacción con la luz solar (fotoquímica) de contaminantes como los óxidos de nitrógeno (NOx) procedentes de las emisiones de vehículos y los compuestos orgánicos volátiles (COV) emitidos por los vehículos, los disolventes y la industria. Esta reacción, además, suele darse en otras zonas donde se ha producido la contaminación, lo que unido al viento hace que el área afectada varíe. De ahí la mayor incidencia en Muriel de la Fuente que en la capital.

El límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud son 100 microgramos por metro cuadrado de media en ocho horas, una línea que se sobrepasó en las estaciones de Soria durante 2015 en 116 ocasiones (13 en la estación de medición de la capital, en la avenida Valladolid, y 103 en Muriel de la Fuente). Además, en esta última estación se detectó hasta en 26 ocasiones una cifra superior a 120 mg/m3, límite legal que se establece como máximo de las medias octohorarias del día y que no debe superarse más de 25 días por cada año civil de promedio en un periodo de tres años. Una cifra que solo superó en la región la estación ‘Segovia 2’, con 29 veces.

Los datos recogidos por la Junta demuestran que la incidencia en cuanto a la superación de los límites ha tendido al alza en los últimos años. El 15 de julio de 2015, sin ir más lejos, fue el más problemático, al detectarse 154 mg/m3 en Muriel. De los últimos, 2011 fue el año de menor incidencia, con 55 episodios de las de 10 mg/m3 (tres en Soria y 52 en Muriel) y cuatro de 120 mg/m3 (uno y tres).

En ningún momento, según los datos consultados, se superó en estos últimos cursos el umbral horario de información a la población (180 mg/m3) o el de alerta (240 mg/m3 durante tres horas). No obstante, los ecologistas advierten de que el exceso de ozono en el aire puede causar problemas respiratorios, provocar asma, reducir la función pulmonar y originar enfermedades pulmonares. Además de que es capaz de dañar los bosques y mermar la productividad de los cultivos.

En cuanto a las partículas, otro de los contaminantes con mayor incidencia en la provincia, su afección se ha reducido a lo largo de los años. Existen dos tipos: PM10, que miden entre 2,5 y 10 micrómetros (son entre 25 y 100 veces más delgadas que un cabello humano), y PM2,5, que son inferiores a 2,5 micrómetros. Ambas pueden entrar en el organismo hasta los pulmones o, en el caso de las más pequeñas, podrían llegar a la sangre. "Tienden a almacenarse en el tejido graso y de ahí, del tejido de las mamas, podría pasar de las madres a los niños pequeños", resaltaba Carlos Gonzalez, portavoz de ASDEN. En el caso de Soria, no existen datos sobre las PM2,5, pero los niveles de los días estudiados se han reducido desde 2003, primer dato disponible, en el caso de las PM10 y en este momento todos están por debajo de los límites, tanto anual (no superan los 40 mg) como diario (alcanzan los 50, pero no se superan hasta la fecha los 35 días acumulados al año).







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo