Arranca la campaña

Vuelta a la casilla de salida electoral seis meses después

Los partidos arrancan este viernes 15 días intensos de apariciones públicas para pedir el voto. Está por ver cómo ha afectado el 'impass' político a la participación.

M. T. F. /heraldodesoria.es Actualizada 10/06/2016 a las 17:42
Actos de representación del comienzo de campaña de los distintos partidos sorianos

A las 0.00 de este viernes arrancó la campaña electoral de cara a las generales del 26 de junio. Hace años, el inicio de la campaña suponía el pistoletazo de salida a 15 días de intensa actividad de los líderes políticos para buscar el voto de los ciudadanos. Una intensa carrera de dos semanas de duración. Hoy, el inicio de la campaña apenas cambia nada. Las cabezas visibles de las formaciones mayoritarias están sumidas en la labor, antes solo característica de la antesala de los comicios, desde hace meses.

La campaña ha comenzado con la atención de todos, partidos y ciudadanía, en la encuesta preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que se dio a conocer este jueves. De acuerdo con las predicciones que incluía, el PP volvería a ser el partido más votado el 26-J (118-121 escaños). Pero la victoria de los populares no era el aspecto más destacado de esta encuesta, si no el posicionamiento de la coalición Unidos Podemos (92 escaños en total) y sus confluencias por delante del PSOE (78-80). El llamado 'sorpasso' que ha ocupado tantos y tantos minutos de debate en tertulias en radio y televisión y en prensa. Con respecto al 20-D, Ciudadanos crecería mínimamente en porcentaje, pero bajaría un escaño o dos su representación en el Congreso (38-39).

En Soria, el CIS también sitúa como ganador al PP. El Partido Popular arrebataría el escaño que históricamente ha 'pertenecido' al PSOE planteando un escenario inédito en la provincia ya que el Partido Socialista siempre ha contado con representación en el Congreso por Soria y, además, actualmente gobierna en la capital con mayoría absoluta y en la Diputación a través de un pacto apoyado por Ciudadanos. No obstante, las malas previsiones para el PSOE ya se dieron en el sondeo del CIS del pasado 4 de diciembre que, en esa ocasión, atribuía a Ciudadanos uno de los escaños que ahora sumaría el PP, sin acierto, pues los socialistas mantuvieron su diputado en el Congreso.

Como la encuesta del Centro de Investigación Sociológicas, el resto de los grandes sondeos publicados en las últimas semanas coinciden en señalar que ningún partido conseguirá mayoría el 26 de junio y que los líderes están condenados a entenderse. Y esta vez, parece que no les quedará otra: los españoles no tolerarían unos terceros comicios, afirman los expertos.

A las encuestas hay que hacerles caso, pero en su justa medida. El 21 de diciembre quedaron patentes algunos fallos de bulto en sondeos que se habían ido publicando en las semanas anteriores a los comicios. Ahora, no hay que perder de vista que España vive un tiempo excepcional desde el inicio de la democracia porque nunca se había vivido una legislatura tan breve, por ello unas de las palabras más repetidas por los analistas políticos es "incertidumbre".

La orientación del voto será crucial, quizás tanto como la participación. Parte de la sociedad española no ha escondido su hartazgo durante estos meses de casi pactos y casi confluencias, una etapa que se ha hecho un hueco en la historia política porque ha albergado la primera investidura fallida de la democracia.

En estos próximos comicios, cobra especial relevancia además la elección de los indecisos. El 30% de la población que quiere votar en las elecciones del 26-J aún no ha decidido por quién, dice el CIS. Además, algunos ciudadanos podrían cambiar su voto con respecto a los anteriores comicios, sobre todo porque el candidato que había elegido entonces, le había decepcionado.

Igualmente habrá que estar muy pendientes en esta ocasión del voto de los españoles residentes en el extranjero. El censo de votantes fuera de las fronteras del país se sitúa por encima del millón de personas. Tras los clamorosos fallos que hubo en diciembre con el voto rogado, el 26-J se revela como una prueba de fuego para la Administración por la importancia de realizar una impecable gestión, ya que se trata de un derecho fundamental recogido (y protegido) por la Constitución.

Una campaña de presupuesto ajustado

​Parece que los partidos no harán grandes dispendios a lo largo de estos 15 días: saben que una de los aspectos que más ha molestado a los ciudadanos ha sido tener que volver a destinar dinero público a subvencionar los actos de campaña y los envíos de publicidad electoral, entre otras cuestiones. A las formaciones se les pidió que llegaran a un gran acuerdo para aminorar estos gastos, pero al final la decisión quedó en manos de cada partido.

De hecho, no todas las formaciones escenificaron este jueves por la noche el inicio de campaña en Soria. En la capital, PSOE y Ciudadanos sí cumplieron con la pegada de carteles, esta vez desplazada del centro a la calle Eduardo Saavedra. El PP simuló el acto en una presentación por la tarde del lema de su campaña y Podemos se desplazó a Calatañazor con los carteles y el pegamento.

En estos 15 días se sucederán las apariciones de los líderes, los discursos y los reproches. Una de las citas que ha generado más expectación será el debate a cuatro de los líderes, que tendrá lugar el 13 de junio y que, esta vez sí, contará con la presencia de Mariano Rajoy.

Para resolver todas las incógnitas, cábalas y demás incertidumbres que se ciernen sobre el panorama político, habrá que esperar hasta la noche del domingo 26 de junio. Las urnas volverán a hablar.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo