Seguridad

Menos delitos y menos asesinatos en Castilla y León, pero más robos en casas y de coches

Interior computa 83 robos en casas de enero a junio en la provincia, un alza del 51% en un año.

Efe/Ó.E.S. Actualizada 11/08/2016 a las 14:40
Cierre la puerta con dos vueltas cada vez que salga. De lo contrario, los ladrones pueden pasar una lámina de plástico fino y duro y logran vencer el mecanismo de cierre.Guillermo Mestre

El Ministerio del Interior acaba de informar de que el número de delitos y faltas se redujo en Castilla y León el 3,5% entre enero y junio respecto a 2015, con menos asesinatos -al pasar de cinco a tres-, pero con el 8,5% de aumento en los robos en casas y del 27,2% de vehículos a motor.

En términos absolutos, el 3,5% de descenso en el número de delitos y faltas supuso pasar de los 37.396 del primer semestre de 2015 a los 36.069 detectados en el del presente ejercicio, mientras que en el caso de los homicidios dolosos y asesinatos consumados el descenso equivale al 40%.

También se observa una reducción en los daños, con un descenso del 3,5% al pasar de 5.407 a 5.219, y en los hurtos, con una bajada del 6,4% al pasar de 12.080 a 11.309.

Sin embargo, el resto de los epígrafes de la tipología penal que analiza el Ministerio del Interior presentan incrementos, que alcanzan el 27,2% en el caso de la sustracción de vehículos a motor al subir de 360 casos en el primer semestre del pasado año a los 458 del actual.

En el caso de los robos con fuerza en domicilios, el aumento del 8,5% se traduce numéricamente en un alza desde los 1.757 hasta los 1.907 y el 5% de subida en los robos con violencia e intimidación suponen alcanzar los 438 frente a los 417 del pasado año.

Los datos autonómicos se completan con un incremento del 9,2% en el caso de los delitos por tráfico de drogas, que pasaron de 142 a 155 entre uno y otro periodo.

Por provincias, el número de delitos y faltas disminuyó más en Valladolid (6,8%), seguida de León (4,6%) y Ávila (4%), todas ellas por encima de la media autonómica de descenso, mientras que bajaron de forma más moderada en Salamanca (2,8%), Palencia (2,7%), Burgos (2,2%) y Zamora (0,7%).

Por el contrario, aumentaron los delitos y faltas en Soria, el 4,1% y en Segovia, el 1,7%.

Los robos con fuerza en domicilios subieron más en la provincia soriana (50,9%), seguida de Segovia (32,7%), de Valladolid (19,1%) y de León (18,8%), mientras que por debajo de la media autonómica se ubicaron Zamora (8,3%), Ávila (2,6%) y Palencia (2,4%) y redujeron sus registros del pasado año las de Salamanca (27,3%) y Burgos (12,1%).

La Subdelegación asume que los datos de criminalidad exigen "más trabajo"

"A veces nos felicitamos y otras veces, como ha sucedido ahora, los datos no son tan buenos como en ocasiones anteriores. Nos sirven para saber dónde hay que insistir e incidir. Pero sin alarmar. Nuestra tasa de criminalidad sigue estando muy por debajo de la media nacional. Además, nos movemos en cifras bajas y lo que alarman son los porcentajes. Aunque es cierto que hay apartados con incrementos que nos preocupan".

"No hay que alarmar porque las cifras objetivas no son para alarmar. Pero igual que cuando son buenas nos gusta decir que lo son, las de ahora nos indican que hay que trabajar un poco más y así lo reconocemos".

La subdelegada del Gobierno, María José Heredia, la máxima responsable en Soria de la Policía Nacional y la Guardia Civil en la provincia, valoró así para HERALDO los últimos datos del último informe de criminalidad del Ministerio del Interior.

Incrementos destacados en infracciones penales "que nos preocupan pero no son alarmantes", reitera, como los robos con violencia e intimidación y los robos con fuerza en domicilios. Los dos tipos en los que las fuerzas del orden ponen el acento.

Fundamentalmente en los hechos que se producen en propiedades privadas, que cuando se cometen en escala generan enorme intranquilidad entre la ciudadanía. En este sentido, los robos en viviendas han aumentado en 2016, tanto en la capital como en el ámbito rural. Entre enero y junio se han producido 83, frente a los 55 del mismo periodo de 2015. De ellos, 55 se han computado en pueblos (al pasar de los 42 el pasado ejercicio) y 27 en la capital (13).

En este capítulo hay que hacer una gran distinción basada en dónde se localizan. Atendiendo al modo general, poco tienen que ver los registrados en los pueblos con los de la capital. En la zona rural suelen estar protagonizados por ladrones de poca monta. Sorianos en gran proporción, según las detenciones practicadas por la Guardia Civil. Acuden de noche a pueblos que saben que están deshabitados o con escasa población y acceden a domicilios rompiendo puertas o ventanas para hacerse con objetos de lo más variado pero generalmente de escasa cuantía.

Los de la capital "sí que son distintos", expone la subdelegada. Son cometidos por personas que llegan de otras provincias y que actúan paralelamente en varias capitales del entorno. El perfil es diferente, con más y mejores conocimientos y materiales para delinquir. Un caco más profesional que se detecta en la forma en que fuerza las puertas, en los mecanismos empleados para inhabilitar cerraduras o en la manera en que extrae los bombines.

No los cometen en viviendas al azar sino en las que tienen conocimiento de que hay objetos de gran valor, como joyas. Estudian a sus víctimas e incluso vigilan sus movimientos. Por sus características, son delincuentes más difíciles de localizar. "Vienen, roban y se van" a sus provincias de origen. "Se piensa que son obra de bandas especializadas porque robos de las mismas características se llevan a cabo en provincias limítrofes".

Los robos con violencia e intimidación pasan de 13 a 15. Heredia matizó que en este apartado, más que intimidación o provocar miedo, se refieren a acciones como un empujón para robar un móvil, tirones de bolsos o a través del denominado ‘abrazo cariñoso’ mediante el que el caco, tras ganarse la confianza de la víctima (sobre todo personas vulnerables como los ancianos) se hace con alguna de sus pertenencias recurriendo a una caricia o a cualquier otro acercamiento corporal.

Los robos de vehículos a motor pasan de tres a once. Supone un aumento del 266% si bien tres robos en seis meses es un dato "objetivamente" bajo. Pese a ello "se están llevando a cabo varias líneas de investigación" al determinar que no existe un denominador común entre ellos. Por ejemplo, que todos fueran de alta gama. Son de lo más variopinto. A ello se añade, explica Heredia, que se han dado casos de ladrones que acceden a naves y extraen los enseres en los propios vehículos que allí se encuentran y posteriormente, tras derivar la carga, los abandonan.

Los daños pasan de 67 a 80. Son sobre todo desperfectos en mobiliario, vallas, puertas, cerraduras...

Los hurtos, por contra, caen de 313 a 263. Son sustracciones sin daños, violencia o intimidación. Por ejemplo, extraer un ordenador de un coche o abrir una mochila para llevarse un móvil.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual