Autovía de Navarra

La reparación se centrará en la A-15 en 11 de los 56 kilómetros de los cuatro carriles dañados

El reasfaltado se acometerá antes del frío invernal aunque la intervención integral se pospondrá hasta el próximo año.

Imagen de la inauguración del tramo, en diciembre de 2010.Mariano Castejón

Los cuatro carriles del tramo dañado de la Autovía de Navarra (A-15) suman 56 kilómetros. Las catas efectuadas por los técnicos del Ministerio de Fomento para hallar las zonas que presentan un peor estado han determinado que será necesario intervenir en una quinta parte de la superficie total. Así, los trabajos de reparación provisional se centrarán en aproximadamente once kilómetros no continuados sino alternos del conjunto del firme. Dichos trabajos, según ha podido confirmar este periódico, se llevarán a cabo antes de la llegada del invierno. El departamento que en funciones dirige Rafael Catalá se ha impuesto arreglar los baches antes de que las condiciones climatológicas (frío, hielo, agua y nieve) acrecienten las zonas afectadas. Además, no contempla otro escenario que el que implique de manera directa a la empresa que se encargó de construir el tramo, que comprende 14 kilómetros entre Sauquillo del Campo y Radona. Fomento mantiene que sea Dragados la encargada de acometer las obras y de sufragarlas ya que el tramo, casi seis años después de ponerse en servicio, ni siquiera ha sido aún recepcionado.

Conviene precisar que estas tareas, ya valoradas económicamente por Fomento, pero cuya cantidad no ha trascendido, no serán definitivas. Simplemente servirán para solucionar temporalmente el problema. Los mismos técnicos alertan de que será insuficiente para reparar definitivamente la problemática que afecta al tramo desde poco después de su inauguración en diciembre de 2010. Los baches se taparán y el terreno se reasfaltará pero no transcurrirá mucho tiempo hasta que las deficiencias sean notorias otra vez.

Y es que las deficiencias no se encuentran en la superficie sino en las capas intermedias por una mala compactación. De ahí que tras las intervenciones para que el frío invernal no perjudique aún más la infraestructura será imprescindible desarrollar actuaciones mucho más amplias y costosas que se extenderán en el tiempo. Se pospondrá a al menos la primavera, según ha podido conocer este periódico. Y Fomento también quiere que se encargue por completo Dragados.

El alcalde de Almazán, José Antonio de Miguel, se muestra muy crítico con el estado en que se encuentra la autovía desde prácticamente su puesta en marcha. El regidor no comprende que hayan transcurrido más de dos semanas desde que se instalaran señales advirtiendo de la peligrosidad de la superficie y se rebajara de 120 a 100 kilómetros por hora la velocidad máxima sin que se haya actuado. De Miguel insiste en el gran riesgo que genera circular por ese tramo de autovía, sobre todo por el carril derecho. Y lamenta que "seguramente hayan instalado las señales para curarse en salud si se produce algún accidente". El alcalde adnamantino urge a reparar los daños lo antes posible: "Está verdaderamente mal".







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual