Agraria

El futuro de las cogeneradoras de purines se resolverá a mitad de enero

Energía pide una prórroga al Tribunal Supremo para legislar una nueva norma.

S. I. B./Heraldo Actualizada 05/12/2016 a las 11:43
Planta de purines de ÁgredaMariano Castejón

El Tribunal Supremo ha concedido una prórroga de dos meses al Ministerio de Energía para promulgar la nueva normativa para las plantas de tratamiento de purines, una vez que el plazo original, de cuatro meses, finalizó el pasado 18 de noviembre. Ya con un Gobierno efectivo, el sector espera con esta prórroga que el mismo día del próximo enero se resuelva "por fin" el futuro de las cogeneradoras, dice Josep Capdevila, presidente de la Asociación de Empresas para el Desimpacto Ambiental de Purines (ADAP).

"Lo que tienen que hacer es establecer unas nuevas retribuciones", explica Capdevila. La orden ministerial IET/1045/2014, de 16 de junio, contra la que falló en verano el Tribunal Supremo, derivó en un recorte de más del 40% de la prima a la energía producida mediante la cogeneración, que alcanzaba unos 300 millones de euros en ayudas anuales. Lo hizo, además, con carácter retroactivo desde julio de 2013. Con ello, los productores de electricidad a través del biogás pasaron de recibir 156 euros por megavatio que vendían a la red, a 100 euros el megavatio. "Entonces la situación era inasumible para las plantas y terminaron por cerrar", relata el presidente de ADAP. Cesaron su actividad las 29 plantas existentes, cuatro de ellas en la provincia de Soria: en Los Rábanos, Langa de Duero, Ágreda y Almazán. En cuanto a las nuevas retribuciones, Capdevila explica que habrán de establecerse en virtud "de la fluctuación de los precios". Y todavía queda en cuestión la posibilidad de que la asociación o las propias plantas de cogeneración puedan emprender acciones legales por los perjuicios económicos causados desde 2014.

La posibilidad de volver a abrir

Al amparo de esta nueva regulación que está por llegar, en septiembre reabrió una planta de tratamiento de purines de Miralcamp (Lérida), propiedad de Audax Energía. Una situación "que no se producirá en todos los casos", según Capdevila. "Algunas instalaciones están en liquidación, otras desmanteladas... Y después de tres años hay que valorar la vialidad de volver a poner en marcha la maquinaria, que probablemente esté obsoleta", asegura.

En Soria, la planta de Ágreda y la de Los Rábanos estarían sin actividad alguna y la de Langa de Duero, reconoce Capdevila, "en proceso concursal" desde 2014. La empresa Orus Renovables se hizo cargo en 2015 y realiza procesos de reciclaje. Al parecer, preveía iniciar el tratamiento de purines a comienzos de 2017 hasta que se produzca la subasta.

En el caso de Ágreda, la empresa local Maca adquirió las instalaciones tras el cierre y sus propietarios estarían esperando a conocer la nueva retribución para determinar si vuelve a reiniciar la actividad. En Los Rábanos el grupo Villar dedicaría en este momento la infraestructura al almacenaje de purín.

En Almazán, la propietaria, Gas Natural, ha decidido que la planta se someta a un proceso de liquidación, en el que está inmersa actualmente.

Solo la planta ubicada también en ese municipio, de titularidad pública por la Diputación Provincial de Soria pero gestionada de forma privada por la empresa Plural desde 2010, consiguió sobreponerse al ‘tijeretazo’ ministerial al diversificar su actividad con una planta de tratamiento de cadáveres, aunque tuvo que plantear un ERE. Ello dio tranquilidad a los ganaderos de la zona al poder llevar allí el excedente. No así otros profesionales, para quienes el precio del transporte se hace excesivo.

"Lo mismo de siempre"

Son los ganaderos los que repiten "una vez más" la misma reivindicación: "No se tenían que haber cerrado las plantas, ese recorte no tendría que haberse hecho". Lo dice Miguel Ángel Ortiz, presidente de la Asociación Provincial de Productores de Ganado Porcino de Soria (Aporso), para quien la noticia de la prórroga no le coge desprevenido.

Los ganaderos esperarán, dice, pero es consciente de que "a estas alturas" ya han llevado a cabo "las soluciones que cada uno ha podido". Los números bailan, pero detalla que en la provincia puede haber "unas 35.000 madres y cerca de 400.000 cerdos de cebo". Todos generan purín "a diario". Tras el cierre de las cogeneradoras, estos ganaderos tuvieron que hacer frente "a distintas inversiones", como comprar cubas o aumentar las balsas. "Otros incluso han tenido que cerrar", asegura. Un fin que, matiza, no se habría producido únicamente por esta problemática, pero habría sido "la gota que colma el vaso".







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo