Capital

Las obras de la ermita de La Soledad darán comienzo tras las fiestas de Navidad

​El templo permanecerá cerrado al culto durante el desarrollo de los trabajos.

Actualizada 04/01/2016 a las 10:27
Etiquetas
El objetivo es que la rehabilitación concluya a tiempo para la Semana SantaMariano Castejón

Todo está ya preparado. Una vez concluidas las fiestas de Navidad, período tradicionalmente de descanso en el gremio de la construcción, dará comienzo de forma inmediata la rehabilitación de la ermita de La Soledad, en el parque de La Dehesa. A la espera de este momento, la zona ya ha sido perimetrada con vallas de obra y, en escasos días, se procederá al traslado de las tallas de la Virgen de la Soledad y del Cristo del Humilladero, que muchos expertos atribuyen a Juan de Juni, al convento de las Clarisas en Santo Domingo para que no sufran daños durante la realización de los trabajos.

El párroco de la ermita, Tomás Oliva, se muestra muy contento con la próxima rehabilitación del templo que se encontraba ya en muy mal estado. Los trabajos probablemente empezarán por la cubierta, una de las zonas más castigadas de este templo enclavado en pleno corazón de la capital soriana, y continuarán por la cámara bufa y la restauración de la piedra.

Los trabajos supondrán el cierre al culto de la ermita mientras duren las obras, que está previsto que concluyan en torno al mes de marzo, coincidiendo con los festejos de Semana Santa donde tiene un papel destacado para la Cofradía de La Soledad, que inicia en la ermita su cortejo de penitencia el Jueves Santo. Terminar en torno a esa fecha parece, a primera vista, factible. No obstante, el desarrollo de los trabajos estará condicionado por la meteorología y, sobre todo, por lo más temido: la aparición de posibles ‘sorpresas’ no deseadas. "Estaremos a expensas de lo que se encuentren", matiza el párroco. La ausencia de lluvias ha dado un ‘respiro’ a la emblemática ermita que, apunta Oliva, tiene en el delicado estado del tejado una de sus principales incidencias. Además, el suelo de piedra también necesita una intervención. Aunque uno de los problemas que más preocupa son las humedades que aquejan al edificio. Asimismo, se quiere eliminar los grafitis vandálicos que afean la fachada del edificio.

Con un presupuesto de unos 60.000 euros y con la colaboración del Obispado de Osma-Soria y el Ayuntamiento de Soria, el templo que depende de la parroquia del Espino está recibiendo también muchos donativos de colectivos como la Cofradía de La Soledad, entre otros, así como de particulares. Ya se han conseguido reunir unos 4.000 euros, lo que habla de la especial significación de esta ermita que, asegura Oliva, es "un emblema de la ciudad".

Aún quedan unos 15.000 euros por recaudar, pero el párroco confía en que la aportación solidaria de los sorianos siga siendo activa. La Virgen de la Soledad y el Cristo del Humilladero serán trasladados en los próximos días al convento de Santo Domingo regentado por las monjas clarisas, una labor en la que se contará con la ayuda de miembros de la Cofradía Penitencial de La Soledad.

El resto de las tallas que se custodian en la ermita de La Dehesa serán guardadas mientras duren los trabajos de rehabilitación de la ermita en la iglesia del Espino. El templo data del siglo XVI. Se trata de un edificio religioso contemporáneo al palacio de los Condes de Gómara, que también encargaron la construcción de La Soledad.

La edificación era, en realidad, la ampliación de un antiguo humilladero, un punto de veneración religiosa, y también el lugar donde se daba sepultura a los ajusticiados, auspiciado por la Cofradía penitencial de la Vera Cruz y el propio Ayuntamiento de Soria.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo