Lunes Santo

Los cofrades acompañan al Cristo Atado por el Vía Crucis del Calaverón

La solemne devoción salió en un crepúsculo despejado que huyó del temor a posibles precipitaciones

Actualizada 23/03/2016 a las 12:32
Etiquetas
Imágenes de la procesión del lunes 21 de marzo

Cuatro faroles, uno por vértice del paso, solemnizan la marcha del Cristo Atado a la Columna. Tras un momento de silencio va a comenzar la devoción en torno a los Misterios dolorosos de Cristo, no sin antes una invitación a reflexionar "íntimamente unidos" y "atentos" al Evangelio, a "interpelar a las situaciones de la vida" y a dejarse "transportar por la misericordia y el amor". Comienza el Vía Crucis nada más salir de la iglesia del Espino con la primera estación: Jesús condenado a muerte.

Con las últimas luces del crepúsculo la Cofradía de la Flagelación del Señor recorrió las calles del barrio del Calaverón en el Vía Crucis que instauró en 2004 con motivo de la celebración de su entonces medio siglo de existencia. Silencio, reverencia y oración en la víspera de la procesión que el martes, en compañía de la Oración en el Huerto, llevará a cabo hasta San Pedro. Antes de ayer era el día de la piedad en las proximidades del Espino: Antolín de Soria, Santa Clara, Juan Antonio Simón, Morales Contreras o Jorge Manrique, entre otras antes de regresar al Espino. El tiempo, ese imponderable al que temen las Cofradías cuando presenta su cara más desapacible, afortunadamente no tuvo más protagonismo que el de pasar desapercibido en un cielo despejado y una temperatura muy llevadera a la salida. Recogimiento con un cielo de luz ya en las últimas que daba una hermosa compañía a las luces de los faroles y báculos de los cofrades, que acompañaban al Cristo realzado con luminarias en el paso. Media docena lo llevaba a hombros, un grupo atento a los golpes que dan paso a las paradas y reanudaciones de la marcha.

Aunque la previsión era de respiro, la lluvia de la mañana podía hacer temer un desenlace abrupto de la jornada, como ya sucedió en 2012 y 2013, cuando la salida se imposibilitó ante la segura decepción de cofrades y fieles. Ayer no hubo nada de eso y el público pudo acompañar en gran número a los cofrades que salieron minutos después de las 20.00 horas para parar en San Martín de la Cuesta, junto al recinto sagrado, donde se rezó la primera estación. Poco antes podía verse a numerosa afluencia subiendo por Caballeros en esa dirección.

Primero las cruces, después las cornetas y tambores, a continuación unas carracas y más tambores antes del Cristo Atado a la Columna, talla cuya pertenencia se atribuye a la extinta Cofradía de la Vera Cruz y que en su casi metro y medio de altura los especialistas ven la ejecución de Juan de Arteaga. Flores adornaban el paso al que acompañaban numerosos cofrades en un cortejo que cerraban los sacerdotes y fieles.

Inicialmente, el Cristo era portado por mujeres, pero en la actualidad la compañía que lo lleva a hombros es mixta. En cuanto al acompañamiento, la banda de la Oración en el Huerto al completo (últimos ajustes instrumentales en el interior del templo, mientras se preparan hábitos y capas). La asistencia de otros cofrades sin estas funciones es libre y concurrida, aunque la asistencia más numerosa se da en la procesión de esta noche.
Más información







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo