Reconocimientos

El Colegio de Arquitectura premia dos edificios de la ciudad

Una casa de La Barriada ha obtenido el galardón en vivienda unifamiliar y El Collado, II un accésit en la categoría de colectivos

Actualizada 07/04/2016 a las 11:55
Etiquetas
¿Qué foto has hecho hoy? IIFelicísimo Verde

Son dos edificios muy meditados y reinterpretan dos zonas muy emblemáticas, arquitectónicamente hablando, de la ciudad, La Barriada y la calle El Collado, y ambos han sido distinguidos en la novena edición de los Premios de Arquitectura y Urbanismo que convoca el Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla y León. El primero, una casa en la avenida Cid Campeador, diseñada por Juan Francisco Lorenzo Llorente se ha alzado con el premio en la categoría de vivienda unifamiliar por "la correcta resolución de los espacios y la hábil utilización del patio bajo rasante para conseguir ampliar la superficie de la vivienda sin interferir ni desvirtuar la imagen de La Barriada en la que se encuentra", según el acta del jurado.

Asimismo, el edificio de nueva construcción de El Collado número 11, obra de Ignacio Beltrán Fernández y Ricardo Heras Mulero ha recibido un accésit en la modalidad de vivienda colectiva, que quedó finalmente desierta.

En ambos casos se trata de dos ejemplos de nueva arquitectura que, aún bebiendo del entorno, trata de reinventar las pautas del mismo aportando una lectura más contemporánea.

La vivienda unifamiliar de la calle Cid Campeador es, en realidad, la casa de los abuelos del arquitecto. Tras la muerte de éstos, en el año 2010, Juan Francisco Lorenzo Llorente comenzó a abordar la nueva construcción como un ejemplo de arquitectura "basada en la reflexión". El proyecto fue "seguir un camino" no exento de aprendizaje en el que, asegura, esta casa unida a los sentimientos y vivencias de su familia, le ha enseñado mucho. La normativa urbanística de La Barriada obligaba a mantener los valores tipológicos y constructivos de la casa original, así que Lorenzo Llorente, junto a Eva Garijo y Alfredo Lafuente que también han colaborado en el proyecto, decidieron dejar sobre rasante el volumen original y pivotar toda la ampliación necesaria en un sótano que un gran patio central ‘inunda’ de luz natural a una planta a la que "asignamos unos usos no comunes", pues nunca se valoró en el proyecto dedicarla ni a garaje ni a zona de almacenaje. Muy contento por lograr esta distinción del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla y León, destaca que afrontó este encargo familiar con total libertad, sin presiones ni condicionantes. La propia casa se ha ido adaptando a su nueva fisonomía, "como cuando te pones un jersey y te molesta, hasta que te lo vas ajustando y te queda perfectamente", insiste el arquitecto para el que el proceso de construcción, que se inició en octubre de 2011 y que finalizó en marzo de 2014, ha sido algo "muy bonito" y del que ha aprendido mucho. Estos cinco años de obras y de "pensar" el edificio han merecido la pena tras esta distinción que, asegura Lorenzo Llorente, es un "refuerzo moral" para una forma de entender la arquitectura basada en la reflexión.

Hormigón, acero, madera y cristal protagonizan y armonizan en esta construcción que en diciembre de 2014 acogió la exposición ‘Augur’ del fotógrafo soriano José Antonio Díaz, que, curiosamente, nació en la casa original. Actualmente, la vivienda sirve para albergar las celebraciones familiares.

Sobre el solar vacío de El Collado, 11, Ignacio Beltrán Fernández y Ricardo Heras Mulero decidieron reinterpretar el viejo edificio original cuya fachada estaba exenta de protección. "Nosotros queríamos ir más allá", explica Ricardo Heras, inscribiendo en una de las calles más históricas de la capital soriana la huella de lo contemporáneo. Así concibieron este inmueble de siete viviendas y un local comercial que tenía como principal limitación una parcela de planta "muy irregular". El reto era el aprovechamiento máximo del espacio para conseguir crear en cada planta dos viviendas de dos habitaciones, dotadas con dos baños y que, además, contaran con mucha luz interior.

El mirador se convirtió en la pieza central de la fachada. El acero cortén, por su fácil mantenimiento, fue el material elegido para este elemento y una de las señas de identidad del inmueble que, aún en su modernidad, es "muy clásico a la vez", resalta Heras. De hecho, en el caso de los soportales se optó por continuar las características y mantener la columna central y no interrumpir "el ritmo" de los soportales de El Collado. Pero si están orgullosos de algo en este edificio, destaca Heras, es del buen y cuidado trabajo de los gremios. Trabajar materiales como el acero cortén bajo los parámetros de los arquitectos fue todo un reto, pero asegura Heras, mereció la pena. Así como de los "finos" acabados del interior y su "espectacular" dúplex.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo