Hostelería

Las altas temperaturas hacen repuntar las ventas de los productos 'estrella' de verano

Heladerías y tiendas de artículos de baño vieron aumentar su facturación por la ola de calor

Miguel Carvajal Actualizada 25/07/2016 a las 19:32
Terrazas de la plaza de Herradores, centro de SoriaLuis Ángel Tejedor

La ola de calor, que llegó a colocar el mercurio en los 38°, incidió sobre los hábitos de consumo de los sorianos, repercutiendo para bien sobre los comercios que venden los productos ‘estrella’ de verano y las tiendas de helados o refrescos.

"Se han vendido más trajes de baño, sandalias, cremas solares... todo lo que conlleva el calor" explicó Maribel, del centro de belleza y moda ‘Rhor’. En esa misma línea se expresó Luz, de ‘Calzedonia’, quien contó que ha tenido gente que pedía "que le quitará la etiqueta del bañador porque se lo llevaba puesto a la piscina".

Sin duda, el incremento en la venta de este tipo de productos se deja sentir durante todo el verano, pero se hace especialmente patente cuando el termómetro alcanza tales cotas.

Lidia, del cercano ‘Helados Fuentes’, comentó que la subida de las temperaturas se tradujo en una mayor demanda de helados en general y de manera particular en la de granizados y polos.
Coincide con ella Olga, de la heladería ‘Frooy’, quien confirma que el incremento del estío ha ido de la mano con la subida en las ventas.


Pero no para todos estos comercios la ola de calor ha tenido especial relevancia sobre la subida de las ventas. "Cuando hace bueno se nota que se venden más chanclas y ropa de baño, pero la ola de calor ha sido demasiado corta como para notarlo", razonó Belén de la tienda de ropa deportiva ‘Antón y Cacho’.


Para Arturo, dependiente en una tienda de calzado, las ventas han bajado "de forma inexplicable, al contrario que otros años".

Tampoco encuentra diferencia con otras semanas Alberto, quien regenta una óptica y, dice que la venta de gafas de sol ha sido la misma. Coinciden con él en otra óptica cercana.

El repunte de las temperaturas ha hecho también que algunos productos sean menos solicitados. Víctor, de la cafetería ‘Enjoy Coffee’ señaló que la gente pide mucho menos café y "cuando lo pide es con polo".

Han sido también muchos los comercios no especializados en temporada de verano los que han visto crecer la demanda de bebidas con efectos hidratantes o refrescantes. "Sobre todo se ha notado en la venta de botellas de agua y en los helados, más que nada en los de hielo", explicó Ana, de la tienda de golosinas ‘Don Caramelo’.

​Marlon, de la frutería ‘Aragón’, confirma la tendencia. "Durante todo el verano se nota un aumento en la demanda de fruta y verdura pero con la ola de calor hemos vendido más refrescos y helados de lo normal", explicó.

El sector hostelero también ha percibido el cambio meteorológico, sobre todo los establecimientos con terraza. "Con la terraza se ha notado mucho. Se ha llenado, tanto por la mañana como por la tarde", refirió Marta, del bar ‘Merbeyé’.

Cambia la rutina en terrazas

El asfixiante calor de primera hora de la tarde ha incidido también sobre los hábitos de consumo de la clientela de bares y terrazas.

Los consumidores han ajustado sus horarios para evitar permanecer en la calle durante las horas de mayor sofoco.

"La gente viene más pronto para tomar el vermú y a la tarde viene a partir de las siete", explicó Cleiton, camarero en una de las terrazas de ‘Herradores’. Además cuenta que alargan su estancia durante más tiempo cuando es de noche. De todas maneras el cambio de horarios no tiene por qué implicar siempre un aumento en el consumo, pues "en general las ventas son parecidas".

Opinó parecido Miguel Ángel, del ‘Rey de Espadas’, para quien no ha influido para nada y la clientela es la misma. Incluso, según contó Cristina, de ‘El 87’ "ha venido menos gente y solo cuando empieza a bajar el sol".

A orillas del Duero

Huyendo de la asfixiante canícula no es raro encontrar en las frescas riberas del Duero una solución que mitigue, al menos de forma pasajera, la exposición al sol.

La gente aprovecha para bajar a bañarse, y de paso se detiene un poco más que de costumbre en los dos establecimientos que lindan con el curso fluvial. Como dijó Nacho de ‘El Fielato’, "en cuanto sale el sol salimos todos fuera como las lagartijas".

Estos efectos se hacen todavía más patentes en el Soto Playa. Según Alberto, uno de los gerentes del bar-terraza, "ha venido mucha más gente, sobre todo a última hora de la tarde. A mediodía cuando el sol pegaba de lleno la terraza estaba más vacía que otros días pero luego repuntaba por la tarde". Parte de este aumentado flujo de personas habría llegado de la provincia "para pasar el día en Soria", observó Alberto.

Explica que la mayor afluencia de gente y el gran sol persistente hicieron también que una parte significativa de los clientes se animase a probar alguna de las embarcaciones recreativas, tales como kayacs o canoas, que se alquilan en el pequeño embarcadero colindante.

Después de la tormenta de verano que cayó el pasado miércoles sobre la ciudad y que acabó de un plumazo con la ola de calor, transformándolo en cierto bochorno, los hosteleros esperan que vuelva a salir el sol para llenar sus terrazas de nuevo.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual