Infraestructuras

Fomento estudia "con detalle" los daños de la A-15 que exigirá reparar a la empresa contratista

El ministerio reconoce que "se ha constatado la necesidad de realizar nuevas reparaciones" tras fracasar las acometidas.

Actualizada 31/08/2016 a las 11:01
El tramo de la A-15 entre Sauquillo y Radona nada más ser inaugurado el 17 de diciembre de 2010.Mariano Castejón

El Ministerio de Fomento responsabiliza a la empresa constructora del estado en que se encuentra el tramo de la Autovía de Navarra (A-15) entre Sauquillo del Campo y Radona, que tendrá que someterse a una profunda rehabilitación por el fuerte deterioro experimentado pese a que ni siquiera han transcurrido seis años desde su inauguración. Fuentes ministeriales recuerdan a este periódico que los desperfectos y las reparaciones han sido una constante durante todo este periodo, asumiendo a la vez que no se ha conseguido dar con la esperada solución. "Problemas que han motivado", exponen desde el departamento que en funciones asume Rafael Catalá, "que aún no se hayan recepcionado las obras". Una circunstancia extraordinaria. No es habitual que Fomento arrastre tanto tiempo una infraestructura sin darle carpetazo, lo que ya de por sí evidencia las malas condiciones de la construcción.

En base a esta cuestión administrativa, el tramo sigue dependiendo técnicamente de la firma adjudicataria. A ello precisamente se agarra el ministerio para exigirle la realización de todas las obras de mejora que sean necesarias hasta dejar la calzada en la situación que recoge el proyecto de adjudicación, valorado en 46 millones de euros.

"Con el fin de subsanar las deficiencias técnicas", argumenta Fomento en declaraciones a este periódico, "a lo largo de estos años se han realizado ya varias actuaciones de fresado del firme en las zonas de pavimento dañado y su posterior reposición". Sin embargo, admite que los resultados no han sido los adecuados. "Pero, tras un período de observación necesario y el estudio del firme con varias campañas de auscultación tanto visual como con equipos de medición de deflexiones, se ha constatado la necesidad de realizar nuevas reparaciones". Tanto que a lo largo de los 14 kilómetros de extensión del trazado se han instalado señales horizontales que advierte de la presencia de constantes baches en el firme. Incluso se ha llegado a reducir la velocidad máxima de 120 a 100 kilómetros. También esto es enormemente significativo. Que una autovía de reciente creación tenga que ser rebajada repentinamente demuestra a las claras que las deficiencias son abultadas. Trasciende ya a la cuestión de la seguridad.

Fomento explica que actualmente "se están definiendo con detalle las nuevas actuaciones de rehabilitación a realizar" y una vez obtenido el resultado, "se planteará al contratista la ejecución de los trabajos necesarios".

No obstante, el ministerio no ofrece detalle alguno de cuándo se acometerán las tareas ni tampoco el coste que podría tener. Se sobrentiende según lo expuesto que Fomento exigirá una vez más el completo de los trabajos, así como la inversión íntegra, a la empresa que se encargó de los trabajos, Dragados.

Fuentes al margen de la administración conocedoras de la problemática aseguran que la firma ha alegado siempre que desarrolló los trabajos tal y como marcaba el proyecto y en base a la dirección de la obra y la tarea de supervisión del propio ministerio.

Es más, las labores de rehabilitación del firme no siempre han corrido a cargo de la mercantil. También se ha ocupado de las mismas la empresa adjudicataria de las tareas de mantenimiento y conservación de las carreteras nacionales de la provincia en base a la dotación económica anual que percibe del Estado.

Fomento otorgará carácter prioritario a la reparación de la superficie en vista del riesgo que encierra una calzada de autovía en pésimas condiciones. Los criterios de seguridad urgen a subsanarlos de inmediato. Se desconoce cuándo comenzarán las obras y las actuaciones concretas que se llevarán a cabo.

Fomento, según ha podido saber este medio, se ha puesto en contacto con algunas empresas de material para tener una estimación del coste necesario. Pero no ha trascendido. El importe global dependerá de las actuaciones. No es lo mismo reparar sólo los puntos más dañados que levantar todo el firme. Tampoco requiere la misma inversión retirar y reponer las capas de un carril que de los cuatro. En sí, quitar y volver a poner los diferentes mantos requiere un gran desembolso y tiempo. En eso precisamente se centra la definición de detalle de los desperfectos que está ejecutando el ministerio. Todo hace indicar que en esta ocasión no se limitarán a parches, sino que serán trabajos más importantes.

La experiencia dice que las actuaciones puntuales en las zonas más dañadas no son suficientes. Además, nunca antes se había rebajado la velocidad en el trazado ni se habían colocado señales haciendo especial énfasis en la irregularidad de la superficie.

El tiempo es otro factor a tener muy en cuenta. La llegada de los meses de frío podría complicar estos trabajos. Lo recomendable es que las últimas capas de una carretera se extiendan con una temperatura ambiental superior a los cinco grados.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo