Capital

Unos 70 vecinos piden al Ayuntamiento que restituya el paso de peatones del Espolón

Consideran que "solo se ha tenido en cuenta a los conductores y no a los viandantes".

P.M./V.F.S./J.A.C./Heraldo Actualizada 06/04/2017 a las 17:17
Los vecinos se concentraron a las puertas del aparcamiento, impidieno la salida de vehículos.Mariano Castejón

"Sólo se ha tenido en cuenta a los vehículos, no a los peatones". Así lamentaban los asistentes ayer a la concentración en el alto del Espolón la supresión del paso de peatones que hasta hace unos días unía el paseo con el parque de la Alameda de Cervantes, conocido como La Dehesa. Unas 70 personas, la mayoría vecinos de la zona, han manifestado este miércoles su descontento ante la decisión adoptada por el Ayuntamiento de Soria, que obliga a los viandantes a transitar por una estrecha "mal llamada acera" de 1,40 metros de anchura, lo que dificulta el paso de personas con movilidad reducida o de carritos de niño.

Taponando la entrada al aparcamiento subterráneo, un representante de los vecinos leyó un manifiesto en el que aseguró sentir "estupor e indignación" ante la supresión del paso de peatones.

Los vecinos de Mosquera de Barnuevo, avenida de Valladolid, paseo del Espolón y calles próximas piden con esta protesta la reposición del paso de peatones de la salida y entrada del parquin del Espolón, a su juicio "necesario" para facilitar la circulación de los viandantes que por decenas atraviesan la ciudad por esa zona todos los días y a diversas horas.

Los más jóvenes, en su mayoría estudiantes de los colegios e institutos del otro lado de la ciudad, optan por saltar la valla poniendo en riesgo su seguridad mientras que al resto de vecinos no les queda otra opción de dar un rodeo y "comerse" dos semáforos de peatones que "tardan en cambiar la luz dando prioridad a los coches que entran y salen de la rotonda" para cruzar al otro lado, comentó Francisca, vecina de Soria que circula diariamente por la zona.

Los indignados consideran que si bien hay poca visibilidad para los vehículos "esto se podría subsanar fácilmente poniendo un espejo en lo alto de la salida, o un resalto que obligue a los vehículos a parar, o bien poner la barrera de salida del aparcamiento en lo alto de la rampa, o un semáforo en lo alto de la misma que conectado a la barrera de salida se pusiera en rojo durante unos segundos para obligar a los coches a detenerse. Sin duda habrá infinidad de formas de solucionar esto que los servicios técnicos del Ayuntamiento sabrán cómo. Hemos de tener en cuenta, también, que la pendiente de esta rampa se aumentó (al principio no estaba así) para evitar que pasase el agua de la lluvia al parquin, ¿no se pensó entonces en la falta de visibilidad?, ¿y ahora sí?, ¿no había otra solución?", cuestionan los vecinos.

En cuanto al "embudo", que se ha generado en la calle con la valla, los vecinos alegan que el PGOU señala un mínimo de seis metros de ancho para el acceso de un aparcamiento con doble sentido. El actual tiene siete metros, "es decir que podría ampliarse la acera en un metro más de lo que ahora tiene si se redujese el ancho de esta rampa. Solamente se ha tenido en cuenta a los vehículos, no a los peatones. Ya en un principio, al construir este aparcamiento, y posteriormente al realizar la rotonda, no se tuvo en consideración a los ciudadanos de a pie. Pero, al menos por este paso de cebra ahora suprimido, podíamos cruzar al centro del paseo del Espolón y por allí bajar con holgura hacia el centro de la ciudad, o bien subir hacia Mosquera de Barnuevo o avenida de Valladolid si se venía del centro", indicaron.

Entre los viandantes consultados por HERALDO, también hubo quienes defendieron que la obra se tenía que quedar como está. "Es una salvajada poner un paso de peatones a la salida de un parquin", comentaron Laura y Ángel. Mientras que Lourdes, otra vecina, afirmó, "el rodeo que hay que dar para cruzar es mínimo. Definitivamente se gana en seguridad porque los coches salen y entran a mucha velocidad del parquin. Cuando se podía cruzar teníamos que estar muy pendientes de los dos lados y era peligroso, dar la vuelta no supone más de un minuto", defendió Lourdes que cruza por la zona varias veces al día camino a su trabajo. Sin embargo, indicó que "esto tenían que haberlo previsto antes de terminar la obra". "El parquin en general está mal hecho -añadió- pero tampoco es plan que nada más terminarlo se tire para corregir algo que los ingenieros o quienes hayan hecho el proyecto tendrían que haber previsto", matizó.

Por su parte, Luis Caballero, otro vecino de la provincia, coincidió en la mala construcción de la obra. "Lo tienen que abrir nuevamente porque la entrada al parquin está mal hecha. Lo malo es que siempre pagamos los mismos, los peatones", dijo.

Por todo ello solicitaron al Consistorio que "piense en los derechos de los peatones" y restituya el paso. Si no lo hace, los vecinos de Mosquera de Barnuevo, avenida Valladolid, paseo del Espolón y vías próximas anuncian que continuarán "con las actuaciones".

Por su parte, la concejala de Obras del Ayuntamiento de Soria, Ana Alegre, explicó que el cambio al final del Espolón procedió de un informe de la Policía Local que concluyó que se trataba de un punto "peligroso" y de ahí la solución a cuyo cambio el Consistorio no se cierra.

 





Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo