El Royo

Una cruzada todavía inerte

El municipio de El Royo sigue con los trabajos para intentar que las cigüeñas que poblaban la torre hasta hace casi tres meses se instalen lejos de la iglesia

S. I. Belled Actualizada 02/03/2016 a las 12:55
Etiquetas
Nidos de cigüeña en lo alto de una estructura.José Manuel Boy Carmona

Ni por activa ni por pasiva. Ni quitando los nidos y poniendo un pastor eléctrico, ni dejando postes a las afueras del pueblo con nidos artificiales y un par de reclamos. No hay manera de que las cigüeñas de El Royo cesen en su intento de pasar la primavera y parte del verano en lo alto de la iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza.

Si la primera inversión de "cerca de 10.000 euros", como confirmó el párroco de la localidad, Abel Gómez, resultó insuficiente en forma, ya que las aves volvieron a subirse a lo alto del campanario, la segunda, que se realizó el pasado fin de semana de nuevo con una grúa para colocar más púas que invitasen a las cigüeñas a abandonar la torre, tampoco ha terminado de dar resultado.

"Se ponen en los pináculos e incluso han conseguido quitar alguno de los pinchos colocados", advierte Raúl Gómez, alcalde de la localidad. El ingenio, no obstante, va más allá, e incluso se han llegado a colocar encima de esos pináculos y, con maestría, han lanzado ramas y palos hacia el pastor eléctrico instalado hace apenas dos meses de modo que, sin tocar los cables, puedan colocarse encima. Pura ingeniería.

"Hay algunas parejas que ya se han quedado en un árbol cercano, otra está en el nido que quedó en lo alto de la torre -el único de los siete existentes que no se retiró- y hay un par que no deja de dar vueltas alrededor de la iglesia", cuenta Gómez. Como si estuviesen trazando un plan infalible para volver a la que era su casa. A la que todavía lo es porque estas aves, que son especie protegida, son casi tanto o más fieles a sus nidos que a la pareja con la que completan el ritual de apareamiento cada primavera, que suele ser la misma.

Tras un verano intranquilo, en el que uno de los nidos, de unos 300 kilos (multiplíquese el peso total por los siete que había), cayó desplazado por una fuerte corriente de aire y acabó en el suelo, arrastrando con él uno de los bolardos que decoran la torre, fue en diciembre cuando se procedió a la retirada de estos. Solo un mes y medio después ya eran tres las parejas que habían vuelto a la zona.

El 13 de febrero los vecinos se reunieron para colocar un entablado en el campanario y poder acceder al exterior de la torre y hacer limpieza de los nidos sin contratar grúa, que supone un amplio coste. Antes, el 29 de enero, y con la ayuda de los agentes medioambientales de la zona, se procedió a la colocación de varios soportes en la zona de las eras. No obstante, ayer, y a pesar de que "sí que se ha apostado alguna cigüeña en esa zona", como confirma Gómez, no había ninguna, a excepción de los reclamos que esperan, inertes, la visita de larga estancia de alguna compañera.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo