Caza y pesca

La Junta intensifica los controles de caza y pesca coincidiendo con la desveda

Los agentes medioambientales ​llevan a cabo en todo el territorio provincial acciones de control y vigilancia

Actualizada 06/04/2016 a las 17:02

Coincidiendo con el inicio de la temporada hábil de caza del corzo a rececho y la pesca de la trucha, que comenzaron los pasados día 1 y 3 respectivamente, los agentes y celadores medioambientales de la Junta de Castilla y León intensifican los controles de seguimiento del correcto ejercicio de estas actividades.

El pasado viernes comenzó la temporada de la caza del corzo, que se podrá cazar hasta principios de agosto, de acuerdo con la fecha que se determine en la Orden Anual de Caza para la temporada 2016-2017, que se aprobará en el mes de junio. La modalidad de caza más habitual de esta especie es el rececho.

Los cazadores de corzo están obligados a cumplir las normas de precintado con las piezas abatidas. En los recechos, cada cazador deberá portar, al menos, un precinto sin usar cada vez que salga de caza, pues se trata de la acreditación de que está autorizado a cazar, junto con el resto de documentación necesaria.

Los precintos han sido facilitados por el Servicio Territorial de Medio Ambiente en base al cupo ordinario que tiene aprobado cada coto privado de caza, según su Plan de Ordenación Cinegética en vigor. Estos precintos deben ser mostrados a los agentes de la autoridad que así lo requieran.

Los agentes medioambientales, en los controles que realizan, comprueban la correcta colocación de los precintos en las cuernas de los corzos legalmente abatidos, que el precinto se corresponda con el coto donde se ha cazado y que se haya marcado la fecha de abatimiento, además de cualquier otra circunstancia anómala.

Algunas de las infracciones más habituales relacionadas con la caza del corzo son: llevar en los vehículos armas de fuego listas para su uso, no colocar los correspondientes precintos a corzos abatidos legalmente o colocarlos modo incorrecto, sin ajustar a la cuerna del animal, a veces con objeto de permitir su liberación y reutilización, así como cazar sin disponer de precintos o con precintos de otras temporadas.

El número de expedientes abiertos por la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en 2015 por infracciones relacionadas con la caza fueron 131, de los que cinco están directamente relacionados con la caza del corzo. En 2016 ya se han abierto cuatro expedientes, todos ellos por transportar trofeos de corzo sin precintar.

Durante uno de los controles realizados este fin de semana, por ejemplo, se localizó una cabeza de corzo sin precintar escondida entre la vegetación en una cuneta de una carretera del término municipal de Almazán. El trofeo se encontraba en el interior de una bolsa de plástico, bajo una encina. En ese momento se sospechó que el animal había sido abatido esa misma noche desde la carretera y que la cabeza fue escondida por el furtivo con la intención de ser recogida con posterioridad, sin portar armas, y así evitar la relación entre la muerte del animal y su transporte. A las pocas horas, los agentes medioambientales sorprendieron en el mismo lugar a una persona caminando por el arcén en actitud de búsqueda, mientras dos personas esperaban en un vehículo estacionado en las inmediaciones. Tras la identificación de las personas y registro del vehículo, fue localizado un cuchillo de grandes dimensiones manchado de sangre y pelo compatibles con corzo.

Estos hechos pueden ser constitutivos de infracciones tipificadas en el Reglamento de Armas y la Ley de Caza de Castilla y León y pueden ser sancionados con multas de entre 500 y 5.000 euros.
 

Pesca de la trucha


En relación con la desveda de la trucha, los agentes medioambientales realizaron numerosos controles en toda la provincia, fundamentalmente en lo referente a cebos y cupos en aguas trucheras. También se hizo un seguimiento del desarrollo del campeonato del ‘Campano Soriano’ en el cual, aspectos como el elevado caudal del rio Duero y la baja temperatura del agua pudieran haber influido en un menor cantidad de capturas que en años anteriores, si bien el acontecimiento se desarrolló con normalidad.

Fuera del concurso, en El Cubo de la Solana, se decomisaron dos truchas a un pescador que realizaba el ejercicio de la pesca en aguas trucheras con dos cañas, una ‘a fondo con plomada’ y otra con pez artificial, habiendo sido advertido previamente.

Cabe señalar que el número de expedientes abiertos por infracciones relacionadas directamente con la pesca no es muy elevado: en 2015 se abrieron un total de 13 expedientes. Los relacionados con la pesca de la trucha consistían principalmente en utilizar más de una caña en aguas trucheras o no tener autorización para pescar en una ‘Masa de Agua en Régimen Especial Controlado’ o coto de pesca. En lo que llevamos de 2016 ya se han abierto dos expedientes: uno por sobrepasar el cupo de capturas permitido en coto intensivo de pesca y otro por pescar sin permiso en coto de pesca en día no hábil.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo