Tradición

Cuenta atrás para gritar ¡Arriba el mayo!

​Se trata de un rito ancestral que perdura en numerosas localidades de Pinares, donde el primero de mayo levantan un buen ejemplar de pino recto y alto.

Raquel Fernández Actualizada 25/04/2016 a las 10:21
Etiquetas
Pingada del mayo en Salduero, que se repetirá el próximo sábado 30 de abril.Raquel Fernández

La comarca de Pinares vivirá en cuestión de una semana su fiesta más característica, singular y representativa. Cerca de una decena de municipios de esta parte de la provincia disfrutarán con la llegada del mes de mayo de uno de los rituales más ancestrales que se ha forjado con el paso del tiempo como seña de identidad entre pinariegos: la pingada de los mayos o lo que es lo mismo, levantar con la fuerza de los mozos un buen ejemplar de pino recto, alto y de entre uno y dos metros cúbicos de madera. Lo que viene a ser un pino de revista. Se dice que esta tradición tan curiosa y sorprendente, en la que para subir el pino hasta lo más alto los jóvenes se ayudan con aspas de madera, tiene un significado totémico que viene ligado a simbolizar la fortaleza, la vida, la fertilidad y la unión con la naturaleza. Con estos u otros sentidos, la pingada del mayo es para los pinariegos un momento cargado de emotividad calificado como "uno de los actos más importantes del año".

Aunque hay pueblos como Vinuesa o Duruelo que dejan este ritual para sus fiestas de verano, la mayoría de localidades pinariegas realizan sus respectivas pingadas con la llegada del mes de mayo. Este es el caso de Molinos de Duero, Salduero, San Leonardo de Yagüe, Cabrejas del Pinar, Casarejos, Vadillo, Navaleno y Covaleda.

La despoblación ha afectado a estas tradiciones y la falta de gente ha provocado que muchas de estas poblaciones tengan que pingar su mayo en la jornada del sábado 30 de abril aprovechando una mayor afluencia de jóvenes. Otros, siguiendo lo que marca la tradición, lo harán en la jornada del domingo 1 de mayo.

Uno de los pueblos que por culpa de la despoblación ha tenido que cambiar por primera vez su tradición de pingar el mayo el día 3 y pasarlo al sábado 30 de abril (13.30 horas) es Salduero ya que si no "no hay gente suficiente para levantar el pino", tal y como confiesa su alcalde, Guillermo Abad. Allí medio centenar de jóvenes participan cada año en este acto que lleva celebrándose desde siempre, en alguna ocasión con algún susto que otro, como el ocurrido hace unos siete años cuando el mayo una vez erguido cayó al suelo sin consecuencias graves. Algo que ha ocurrido prácticamente en algún momento u otro en todos los pueblos que pingan su mayo.

Y es que la pingada no es para nada un juego y bien lo saben los que la protagonizan y, sobre todo, los que las dirigen. Personas, estos últimos, que bajo su grito de ¡Arriba el mayo! van poco a poco, minuciosamente, enderezando el pino con precisión de cirujano. "Personalmente es un momento especial, se juntan sentimientos fuertes ya que en mi caso he cogido el relevo de lo que antes hacía mi padre", señala Rodrigo Nieto, un joven que dirige la pingada que en septiembre, con las fiestas, se hace en Duruelo: "No es difícil, lo único que hay que saber es dar las órdenes en el momento preciso".

Covaleda es una de las localidades que recuperó la tradición de pingar el mayo en 2013 cuando la Asociación Juvenil ‘Los Bretos’ hizo hincapié en volver a revivir esta fiesta que en el pasado tuvo gran importancia y que se perdió con el paso del tiempo. También será el próximo sábado 30 de abril cuando comience el levantamiento del pino en el paraje de El Cubo a las 12.30 horas.

La pingada del mayo de Cabrejas del Pinar se celebrará también este sábado en un día repleto de sentimientos y en el que se volverá a repetir la traída del pino con bueyes serranos. Unos 50 mozos participarán en este ritual recuperado desde 2001 donde se levantará un mayo de unos 20 metros de largo. "Una vez en la plaza se preparan las aspas, se organiza todo y se empieza con la pingada sobre las 13.00 horas", comentan desde la organización.

Las pingadas del día 1

San Leonardo de Yagüe es una de las poblaciones en las que la pingada se lleva haciendo desde tiempos inmemoriales y siempre el día 1 de mayo. Este año, cerca de un centenar de jóvenes participarán levantando el pino a mediodía, sobre las 13.00 horas en la Cuesta de Mayo, frente a la iglesia. "Lo cortaremos uno o dos días antes para tenerlo ya preparado y el día 1 de mayo ir solo a sacarlo con los bueyes", explican David Molinos y Óscar Sala, organizadores del festejo en el que, recalcan, "el levantamiento del pino puede durar en torno a una hora y media".

Navaleno vive esta fiesta en dos jornadas, la primera el sábado cuando se tira el pino y se lleva hasta la población; y la segunda el domingo día 1 a mediodía cuando se pinga frente al consultorio médico también con los mozos como protagonistas. Es una de las celebraciones más importantes del año y se hace hincapié cada edición para que no se pierda este ritual ancestral.

En Molinos de Duero, también coincidiendo con el primero de mayo, se llevará a cabo el rito, esta vez completando la jornada con exhibición de trabajos autóctonos ya por la tarde y con el mayo en lo alto. "Primero lo traemos con los bueyes, sobre las doce, y luego se lleva a la plaza para comenzar a pingarlo de doce y media a una", comenta Miguel Bonilla, alcalde del municipio donde el mayo permanece erguido hasta pasadas las fiestas grandes en verano.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo