Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Almazán

Mario, Carlos e Isi vuelven a cumplir, un año más, con esta arraigada tradición

Son las caras más visibles de los festejos de San Pascual Bailón al embutirse las vestimentas propias del Zarrón.

Actualizada 17/05/2016 a las 10:50
Etiquetas
Los tres Zarrones, Carlos Hernández, Mario Salvachúa e Isidoro Esteban, protagonistas de San Pascual Bailón.Mariano Castejón

Mario, Carlos e Isi se convertirán, durante estas fiestas de San Pascual Bailón, en las caras más visibles de los festejos al embutirse las vestimentas propias del Zarrón. Una de las tradiciones más arraigadas entre los adnamantinos que está declarada de Interés Turístico Regional. Este año con un sentir especial ya que la Cofradía de San Pascual Bailón, de la que los tres forman parte, cumple 200 años de vida. Los tres son ya veteranos en esta labor que requiere, entre otras muchas cosas, una buena forma física, ya que las carreras detrás de los jóvenes son duras. La fiesta reúne muchos elementos relacionadas con los ritos agrícolas y ganaderos y es la manifestación folclórica más original y de mayor arraigo popular de Almazán centrada en unas danzas y en una particular puesta en escena que giran en torno a tres personajes llamados Zarrones.

Mario Salvachúa se vistió el traje de Zarrón en 1990 por primera vez por lo que ya lleva a sus espaldas 27 ediciones. "Siempre hay nervios. Todos los años. Es un acto muy bonito pero tenemos mucha responsabilidad e intentamos que transcurra sin incidentes y sin dar ningún golpe malo. Al final es una fiesta y todo el mundo tiene que disfrutar". Mario explica que para ser Zarrón, previamente, "tienes que estar muy involucrado e implicado en la organización de las fiestas con el requisito indispensable de ser cofrade". En su caso, "he mamado estas fiestas desde pequeño. La tradición me viene desde el abuelo de mi abuelo. Mi padre fue danzante y mi abuelo fue Zarrón". Cuenta, como curiosidad, que su abuelo "únicamente pudo ejercer como Zarrón un día. Hace años no entrenaban y el segundo día no pudo salir". Deja constancia con esta anécdota del esfuerzo que requiere su labor. "Actualmente, los Zarrones hemos hecho deporte habitualmente, y unas semanas antes de la fiesta nos entrenamos. Viene bien estar con buen tono físico porque es un poco duro. Corres con albarcas, con un traje de cuero... Aún estando en forma las agujetas son habituales". Mario indica que las fiestas, desde que él las recuerda, no han cambiado demasiado. El punto de inflexión en los últimos tiempos, destaca, "fue el año en el que empezaron a bailar mujeres", unas danzas que anterioremente sólo estaban reservadas a hombres. También es relativamente reciente la figura de la Cofradía que se encarga de tirar caramelos "para animar a los jóvenes al tira y afloja" que tienen con los Zarrones. Aprovecha este momento para indicar que cada uno de los protagonistas de esta fiesta, no sólo ellos aunque cuenten con la parte más visible, es imprescindible para el buen funcionamiento del festejo haciendo una mención especial a los jóvenes. La juventud "está muy implicada, forma barreras a lo largo del recorrido, nos desafía... A veces nos hemos tenido que rendir porque no podíamos pasar. Todo forma parte del juego", concluye.

Carlos Hernández es también veterano ya que lleva 14 años viviendo las fiestas como Zarrón. "Tuve un paréntesis de un par de años, entre 2010 y 2012 porque fui Mayordomo y, el último, porque me fracturé la clavícula". Explica que al ser Mayordomo entrante, en 2010, y saliente, en 2011, "tuve que renunciar a ser Zarrón" pero, después, volvió a coger su cargo con las mismas ganas de siempre. Hace hincapié en las exigencias físicas de esta figura: "Aún estando en forma se sufre ya que la vestimenta que llevamos, de cuero, no es la habitual y el calzado es muy incómodo para correr". Sin embargo, matiza, el sufrimiento: "Se lleva con gusto". A pesar de que el Zarrón es la parte más vistosa de las fiestas, coincide con el resto en que todos y cada uno son importantes para que nada falle. "Toda la gente colabora". A pesar de que todos los años la emoción embriaga todos sus poros en cada una de las carreras, este año, si cabe, el sentimiento será más especial al celebrarse los 200 años de la Cofradía. "Los dos días de fiestas vamos a vivirlos de una forma más especial a pesar de que siempre hay nervios", indica. Además de la forma física, una de las características de los Zarrones es su barba, que los tres se dejan crecer un par de meses antes de San Pascual Bailón. "El Zarrón es una figura que intenta hacer un guiño al pastoreo, y me imagino que los pastores, que pasaban tanto tiempo fuera de casa, tendrían barba", explica.

Isidoro Esteban es uno de los que menos ediciones lleva, con solo siete veces como Zarrón a sus 35 años de edad. Sin embargo asegura que cuenta con una amplia experiencia en las fiestas porque también ha sido Mayordomo y danzante en otras ocasiones. Las fiestas son parte de su vida y las vive "con mucha emoción y sentimiento" teniendo en cuenta que "desde que nací estoy metido en la fiestas porque mis padres, mis abuelos y bisabuelos siempre han participado". Su padre y su madre fueron danzantes y su tío Andrés Esteban, actual presidente de la Cofradía, lo fue también por muchos años. Isidoro afirma que si bien la figura del Zarrón es la más vistosa, "la fiesta es un cúmulo de cosas, la tradición popular representada en los danzantes, Mayordomos y Zarrones, es algo emocional y sentimental". No obstante, un Zarrón también debe estar preparado físicamente. "No viene mal estar en condiciones porque hay que estar corriendo durante dos horas sin parar con el traje que da mucho calor y las albarcas que son incómodas", en eso le sacan ventaja los chavales. Pero lo más complicado, según Isidoro es no fallar en los golpes para no causar daños. "Si no se va dar un golpe bueno es mejor no darlo. Un zambombazo mal dado te puede dejar un poco tonto pero nada de gravedad", asegura.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo