Cultura

Una torre vigía desde la que observar naturaleza, patrimonio e historia

Más de 500 personas ya han podido disfrutar de las vistas que se ofrecen desde lo alto de la catedral de El Burgo de Osma, que para verano ampliará su horario de apertura.

Ana Hernando Actualizada 06/07/2016 a las 14:47
Etiquetas
Más de 500 personas ya han podido disfrutar de las vistas que se ofrecen desde lo alto de la catedral de la villa episcopal.

Desde lo alto de la torre barroca de la catedral de El Burgo de Osma, se obtiene una de las mejores postales y más sorprendentes de la villa episcopal. Desde que abriera al público sus puertas más de 500 personas, entre escolares y turistas, ya han tenido la oportunidad de disfrutar de una estampa de altura, según explicó el responsable de Patrimonio de la Diócesis y el presidente del Cabildo catedralicio, Juan Carlos Atienza.

Con dos oportunidades para ascender a la torre en la jornada del sábado (mañana y tarde) y otra en la mañana del domingo, los turistas pueden comprar la entrada durante la mañana para las visitas diurnas o por la tarde para las vespertinas. A estos turistas que acuden sin reserva hay que sumar los 15 grupos de escolares que ya han pisado las 116 escaleras de la torre hasta la cumbre.

"Para la gente que llega a El Burgo de Osma, la torre de la catedral destaca y es un atractivo para subir", reconoce Atienza, quien recuerda que las visitas se realizan con grupos de entre 5 y 25 personas, y van siempre acompañados de los guías de la catedral, para que haya seguridad en el recorrido.

Desde que concluyeran las obras hace unos meses, tras una inversión de 100.000 euros entre Diputación Provincial y la Diócesis Osma-Soria, sufragada al 71% y 29%, respectivamente entre ambas instituciones, se logró cumplir con el sueño de sumar este espacio para el turismo.

Era una obra complicada, ya que el acceso a las cotas altas de la torre catedralicia es una escalera de caracol, pero el esfuerzo mereció la pena. Entonces también se acometieron otras obras, como la mejora del acceso a minusválidos a la catedral y la creación de nuevos espacios museográficos para la divulgación del patrimonio cultural y religioso Entre las salas que se reformaron están las que se encuentran a 27 y 30 metros de altura, dentro de la torre, así como el campanario final, donde se dotó de mayores medidas de seguridad.

Además, durante la visita a la torre se pueden contemplar distintas campanas que se han ido recopilando de la historia del templo.

Aunque terminaron las obras de la catedral, y la Seo de Nuestra Señora de la Asunción de El Burgo de Osma cuenta con un Plan Director que marca cómo se deben realizar los trabajos, Atienza recuerda que "hay que seguir haciendo obras" y señala como las más urgente la restauración de la capilla de San Pedro de Osma, donde se encuentran los restos románicos del templo y el origen de la catedral.

En los últimos meses, también, se actuó en la zona alta de la catedral para evitar desprendimientos que suponían un peligro para los viandantes y para la estructura del templo.

En la catedral las obras no paran, y próximamente, el Cabildo invertirá 10.000 euros en trabajos de mantenimiento que se centrarán en la colocación de tejas.

Cuestionado sobre si en el futuro se podría dotar al templo de ascensor, para hacer accesible este nuevo espacio catedralicio, Atienza reconoce que "no es una de las prioridades". "No ha habido nunca proyecto de ascensor, porque es muy complicado", indica, en referencia no solo al coste, sino a la normativa y al mantenimiento que requiere. "Quizás cabría en el hueco interior", asegura, aunque recalca que no es una de las prioridades.

Los turistas y vecinos de El Burgo de Osma que quieran conocerlo tendrán que subir las 166 escaleras recordando el trabajo que hacían los campaneros y esforzándose en una ruta que ahora pueden hacer tres veces a lo largo del fin de semana, pero que con la llegada del verano se tiene previsto aumentar las visitas también entre semana, siempre y cuando se hagan acompañados de los guías de la catedral, donde se ofrece la información y donde se entregan las entradas para poder acceder, "por razones de visibilidad", como explicó Atienza
​.
La visita a la torre cuesta 3 euros por persona, aunque la entrada es gratuita para los menores de 12 años y supone un viaje de 45 minutos por las doce plantas de este elemento emblemático de El Burgo de Osma, realizándose la visita de manera sincronizada y en un tiempo limitado, siguiendo las indicaciones del personal que acompaña al grupo.

Una experiencia no apta para personas que tengan problemas de salud como falta de movilidad o problemas cardíacos, pero un lujo para contemplar, en todo su esplendor otros rincones de la villa episcopal, a vista de pájaro, desde un marco incomparable.







Menu pie Soria

© SORIA IMPRESIÓN,S.A
Teléfono 975 233 607 / - El Collado, 17, 42002 Soria - CIF: A42125252 - Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo